¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Nacional Alevín / RESACA

El pasado 4 de febrero denunciábamos que el CAFS y su área deportiva necesita caras nuevas y aire fresco. También decíamos que  “Se suele decir que QUIEN MUCHO ABARCA POCO APRIETA”, que es lo mismo como querer coger seis sandias a la vez, al final se te caen todas. Querer llevarlo todo para adelante supone no tener la concentración suficiente para la responsabilidad que merece cada selección.
 
Todo esto que anunciábamos le ha caído encima al seleccionador Juan Manuel García Bolívar “Bri” que recientemente ha hecho historia en negativo con la verdiblanca alevín. El técnico sevillano también  fue de los que cogió seis sandias a la vez, gracias a los desacierto de Miguel Sarria, que como presidente a tocado los cimientos del fondo –este tema lo abordaremos en el próximo articulo-. En los 12 años que llevamos siguiendo a las distintas selecciones verdiblancas es la primera vez que una de ella hace el ridículo como lo ha hecho la selección alevín en el  Nacional que se está disputando en Almendralejo (Badajoz).
 
Con esta rotundidad no acusamos a los doce chicos que han compuesto la selección, todo lo contrario, han sido las víctimas, y han sufrido en sus tiernas carnes la desidia de un mal seleccionador que está en el cargo gracias a ser miembro de la cuadrilla de entrenadores de Miguel Sarria. Juan Manuel García Bolívar “Bri”, otro de los “pluriempleados” del clan Sarria en la presente temporada tiene en su hoja de servicios los siguientes cargos. Seleccionador Sub-17 Femenino (que Dios se apiade de ellas), Seleccionador Alevín (Dios no tuvo piedad de ellos), por accidente segundo entrenador de la Selección Sub-16 Masculina (A Jaén fue de excursión), y el postre lo puso sustituyendo al otro “pluriempleado” Antonio Ruíz, relevándolo –por decir algo- en tres entrenamientos de la Selección Sub-19 a los que fue de excursión.
 
Tres derrotas en tres partidos con 5 goles a favor y 33 en contra son la cosecha de una mala elección de jugadores y ubicación en la cancha, mala planificación de trabajo  en la que brilla la falta de interés de un seleccionador bastante limitado. La selección alevín tuvo cinco sesiones de entrenamientos, tres de ellas fueron el mismo día y lugar –Doña Mencia- que la selección andaluza sub-17 femenina. Tres horas se dividieron en una hora y media para cada selección con el mismo espada como seleccionador. Lo curioso es que hubo sesiones que los chicos solo entrenaron una hora, mientras que la cancha estaba vacía media hora. Juan Manuel García Bolívar “Bri” tenía que dedicarle más tiempo a sus chicas que es lo que más le ha interesado siempre.
 
Almedralejo ha demostrado que cuando las cosas se hacen mal los resultados no se hacen esperar. El clan de  seleccionadores de Miguel Sarria ha sido un desastre, con  técnicos mediocres, coautores de coger seis sandias a la vez, finalizando todas ellas en el suelo.

 

 

Las grandes victimas

Los jugadores Nael López (Isleño FS) y Fco. Javier Sánchez (UD. Coineña) han sido las grandes víctimas del desastres que ha sido la Selección Alevín.  Todas las territoriales que participan en un campeonato tienen la obligación de adelantar al CNFS un mes antes de la competición una relación de 20 jugadores, de las que tienen que salir los 12 que al final son convocados para el Nacional.
 
Incomprensiblemente cuando el seleccionador Juan Manuel García Bolívar “Bri” entrego al CAFS la relación chapucera de los 20 jugadores, en ella no estaban incluidos los nombres de Nael y Fco. Javier.  Este error automáticamente los descartaba de poder jugar el Nacional Alevín. Cuando Bri da la lista de los 12 jugadores que había elegido, si estaban incluidos, pero ni él, ni desde la secretaria del CAFS nadie se percató en confrontar que los jugadores que viajarían a Almendralejo estuvieran entre la preselección de los 20. El error se vio cuando un día antes del inicio de la competición desde el CNFS en la sede del campeonato hace la correspondiente comprobación de licencias. Desde la delegación andaluza el esperpento es mayúsculo, y el único objetivo del presidente Miguel Sarria es buscar culpables del para él, “error humano”.  
 
Un error es humano cuando el que la caga es un currante y por cualquier circunstancia se le escapa, en este caso de confeccionar bien la lista. Un error no es de los llamados “humanos” cuando el que lo comete es un dejado, no vive ni se curra el trabajo con el que se ha comprometido. Ese tipo de errores son los mallados por dejadez, desidia y por falta de responsabilidad con lo que se está haciendo. Que cada cual de el calificativo que hay que poner al error del seleccionador Juan Manuel García Bolívar “Bri”.
 
Ante tanto cumulo de despropósitos; fracaso de resultados, de trabajo y error garrafal dejando a dos chicos tirados, si Juan Manuel García Bolívar “Bri” tiene dignidad deportiva, lo mejor que podía hacer es renunciar a su cargo de seleccionador y abandonar de forma inmediata el área deportiva de la RFAF. Estoy convencido que su actual segundo de abordo, Antonio Muñoz (Nivel II, Licenciado en ciencias del deporte) haría un excelente trabajo al frente de las chicas verdiblancas en el Nacional Sub-17, las jugadoras se lo agradecerían.