¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Nacional Sub-17 / Resaca

Debido a la desastrosa situación que vive el futbol sala dentro del CAFS, las distintas selecciones andaluzas no son de las que sean asiduas a estar presentes en una final de un campeonato nacional. En los diez años que el futbol sala andaluz lleva sufriendo a  Miguel Sarria como presidente del ente federativo se pueden contabilizar la disputa de cuatro finales con el saldo de un título.  Esto lo dice todo.
 
En el Nacional Sub-17 que finalizó el pasado sábado en El Ejido,  la selección verdiblanca pudo estar en la final contra la Región de Murcia, pero el ego de su seleccionador, o como quiera llamar no lo permitió.
 
El CNFS en el Nacional Sub-17 viene cometiendo el error de no hacer sorteo de las semifinales una vez que ya se saben quiénes son los semifinalistas. Como los emparejamientos vienen desde que se confecciona el calendario, invita a que la selección que se enfrenta en semifinales al mejor segundo lo pueda elegir. Así viene sucediendo todos los años. Que le pregunten a La Rioja, que se ha beneficiado y sufrido de las dos caras de la moneda.
 
En el Nacional Sub-17, el calendario quiso que la selección andaluza se enfrentara al mejor segundo. Gano con solvencia el primer partido a Extremadura, y en el segundo contra La Rioja –rival idóneo para tenerlo en semifinales- tan solo con empatar, ganar de uno o perder de uno o dos, llevaba a las riojanas de compañera de viaje. Si Andalucía tiene un nivel bajo, La Rioja es peor.
 
Al minuto 36 de partido se llegó con 2-2, y fue entonces cuando Bri y sus chicas hacen el 3-2, resultado que también era bueno y llevaba a las dos selecciones a enfrentarse en semifinales. Míster Bri es de los seleccionadores que no valen ni para estar escondidos porque los ven. Lo volvió a demostrar en el partido contra La Rioja, que ganando 3-2, en vez de navegar para llevar a las riojanas a las semifinales, pues “ala”, su selección mete dos goles más, los que celebró que para eso es un “ganador”.  Luego, cuando llega el momento de las lamentaciones a sus más allegados le dice que con el 3-2 el rival empezó a atacar y por eso su selección que no sabía ni a que jugaba apretó hasta conseguir el 5-2. Qué coño quería el técnico sevillano, si el 3-2 solo era bueno para las riojanas siempre y cuando Galicia – Cataluña empataran –como así fue-  y los dos partidos comenzaron a la misma hora. Resultado, ante la sorna de todas las selecciones por la forma de hacer el panoli, Andalucía invito a Aragón a estar en semifinales, y está, muy superior la envió para casa. Andalucía tuvo en su mano jugar una final, y Míster Bri la dilapido. 

 

 

Contra los propios intereses

Otro detallito que tiene castaña es el del horario que Andalucía tenia puesto en caso de jugar la semifinal. Lo que desde el CAFS no se había arreglado, una vez que Andalucía se metió en semifinales el CNFS quiso enmendarlo. Desde el ente federativo nacional preguntan al jede de  expedición de la selección andaluza si desean jugar su partido de semifinales a las 12:00. Este, se lo trasmite al seleccionador y deciden jugar a las 10:00. ¡Insólito! Hacer levantarse a las chicas (7:30) y no permitir a familiares y aficionados tener margen de tiempo para desplazarse, llevo a que en las gradas todo quedara en familia. Los motivos que llevaron a tomar esa decisión fue que con el cambio de horario se podía  molestar a otras selecciones ¿desde cuándo otras selecciones se han preocupado por lo que piense Andalucía? Los interese son los intereses. Ver para creer.