¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Nacional Sub-21 / Cronica / Andalucía - Región de Murcia

La Región de Murcia necesita la prórroga para doblegar a Andalucía

Andalucía: 3
Valeria, Laura, Truji, Natalia, Carmen Jiménez;  -cinco inicial-. Cari, Alba, Tere, Cristi, Marina, Mery Domi y Bibi.
 
Región de Murcia: 5
Cristina, Teresa Salmerón, Noelia, Ángela, Rocío –cinco inicial- Verónica, Clara, Teresa, Gloria, Ainoa, Cristina y Patricia.
 
Árbitros: Gali Palleja y Moreno Teba, con Martínez Fernández en el crono.
 
Goles: 0-1 Teresa Salmerón (1´); 0-2 Ángela (3¨); 1-2 Mery Domi (8´); 2-2 Natalia (15´); 2-3 Rocío (18´); 3-3 Marina (35´); 3-4 Rocío (45´); 3-5 Ángela (46´). 
 
Incidencias: semifinal del Campeonato Nacional de selecciones autonómicas femeninas sub-21 celebrado en el pabellón de los deportes de Salou. En el palco de autoridades la presencia del presidente del comité de fútbol sala de la Región de Murcia, Luciano Herrero, el jede de expedición de la RFAF, Pedro Borras y el responsable del Comité Nacional de fútbol sala de la RFEF, Pablo Lesmes.



Un último minuto de la prórroga se convirtió en una pesadilla para Andalucía sb-21 femenina de fútbol sala en las semifinales del campeonato nacional en Salou. El minuto final, y con empate a tres goles, llevaría a la Región de Murcia a alcanzar la final cuando el partido caminaba hacia los penaltis.
 
Pero el final de la privación de seguir soñando las andaluzas con ser campeonas de España, teniendo como rival a la anfitriona Cataluña, debe escribirse desde el principio de un partido que hay que desmenuzar desde el inicio en el que las murcianas, más conectadas en ataque, aprovechan un error y una jugada a balón parado a la salida de un córner para ponerse 0-2 con goles de Teresa Salmerón y Ángela a los tres minutos.
 
No era el guion de partido esperado por la seleccionadora andaluza Deborah Fernández que le pide a sus chicas cabeza y soltura para llegar con fluidez en ataque. Aparece en el minuto ocho, la jugadora con el ocho andaluz Mery Domi para acortar distancias y convertirse en “vitamina C” su gol para dejar atrás la presión del inicio.
 
Un minuto más tarde, aparece a balón parado en falta la potencia de Natalia para de tiro a la escuadra hacer el empate a dos. Muchos coincidían en que sería una semifinal que se iba a resolver por pequeños detalles y no se equivocaron. A falta de tres minutos para el descanso, un error andaluz en la salida de balón es aprovechada por la andaluza Rocío para hacer el 2-3, sin celebrarlo, con el que se irían al descanso.
 
Restaban veinte minutos por delante y, en vestuarios, la seleccionadora andaluza pedía a sus chicas pasión por precipitación, inteligencia frente a improvisación, talento frente al miedo. Y llegan los frutos al trabajo y el empeño de las andaluzas, con el atrevimiento en el juego de ataque de las más jóvenes, cuando una asistencia de Natalia por la izquierda lo convierte, otra vez la almeriense Marina en un gol mágico que lleva en “volandas” a Andalucía a forzar la prórroga.
 
Máxima igualdad en los seis minutos de añadido y una consigna en el banquillo andaluz, no asumir riesgos innecesarios y máxima seguridad defensiva; sin embargo, a falta de un minuto para el final, aparecen los pequeños detalles de una semifinal, en forma de talento, otra vez, de la andaluza Rocío para “inventarse” una vaselina desde la línea de fondo ante la inspirada Cari, enorme su campeonato, para que el balón dé en el palo y entre, movimiento de la portería incluido.
 
Los últimos segundos de partido, Deborah Fernández lo intenta a la desesperada jugando “de cinco” y un error en el pase de Bibi es aprovechado por Ángela para marcar a placer el 3-5 y poner fin al sueño de Andalucía por disputar una final.
 
Andalucía sub-21 femenina se marcha de tierras catalanas con la cabeza alta, el orgullo de ser terceras de España a base de pasión e inteligencia y anunciar al universo del fútbol sala femenino que hay “mimbres” y talento de jugadoras para seguir construyendo sueños que  inviten a estampar, en letras de oro, el hito histórico que han logrado las andaluzas campeonas sub-17. Las páginas deportivas de su libro en el fútbol sala andaluz, aún están en blanco y esperando a ser escritas el próximo año.