¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Deborah Fernández / Seleccionadora Andaluza Sub-21

No puedo ser y la verdiblanca sub-21 cayó en semifinales como caen los grandes, en la prorroga y en el último minuto tras realizar un gran partido. A nadie le gusta perder, pero derrota como la que ha sufrido Andalucía logran que todos estemos orgullosos de nuestra selección, y que el tercer puesto conquistado nos sepa a gloria. A Deborah Fernández le hemos pedido que haga balance de la participación verdiblanca en Salou.
 
¿Qué valoración haces del partido disputado contra la Región de Murcia?
Sinceramente creo que sacamos petróleo de donde no había, empezamos de menos a más, los dos goles iniciales en contra nos hicieron mucho daño, y el equipo se vino algo abajo.
A pesar de todo, seguimos intentándolo, y los goles de estrategias nos metieron en el partido.
Tuvimos errores en la elaboración del ataque, y eso permitió que Murcia se fuera con ventaja en el marcador al descanso.
En la segunda mitad estuvimos más cómodas, también Murcia estaba más cansada y no presionaba tanto, y por suerte nos llegó el empate. En la prórroga veíamos que el gol no llegaba, y teníamos plena confianza en los penaltis pues ya vivimos la experiencia frente a Castilla La Mancha, pero una genialidad murciana nos apeó de la lucha por el título.
 
¿Tras forzar la prorroga y caer en su último minuto que sensaciones te dejo?
Ese gol a falta de un minuto nos dejó fuera de la final de forma cruel, pero el deporte es así. Pudo ganar cualquiera, pero nos tocó a nosotras asumir y digerir la dura derrota.
Qué verdad es que, evidentemente, nos hubiera gustado ganar, pero de todo en la vida hay que aprender y las derrotas te hacen ser más fuertes y crecer tanto deportiva como personalmente.
Esta experiencia tiene que ser un aprendizaje significativo para las jugadoras, y tienen que sentirse orgullosas de lo que han logrado.
 
¿Cómo han sido para el grupo las horas después tras la derrota?
Pues imagínate, no había acción, gesto o palabra que pudiera consolar a las jugadoras. El cuerpo técnico y directivo lo sufría por dentro, pues teníamos que ser fuertes para apoyarlas. Hemos rozado la final pero se nos escapó en el peor momento.



 

Una vez en casa cuando para la historia queda que Andalucía es la tercera de España ¿conque que momentos te quedas tras la experiencia vivida con la selección desde que te nombraran su máxima responsable técnica?
Ufff, sería complicado elegir alguno en concreto, porque la experiencia ha sido tan fantástica que mi retina y  mi corazón quedarán llenos de momentos inolvidables. Pero sí me quedo con la unión que han logrado tener las jugadoras, han demostrado ser compañeras de principio a fin, con un comportamiento ejemplar y una entrega inigualable.
 
¿Volveremos a disfrutar de Deborah Fernández la próxima temporada como seleccionadora?
Si te digo la verdad aún estoy con la resaca del partido y no me ha dado tiempo a pensar en ello ni hablarlo con nadie. Todavía me vienen a la mente momentos y situaciones del partido, así que sigo analizando y sacando conclusiones de nuestro partido y de mi actuación como seleccionadora. Pase lo que pase quiero aprovechar esta experiencia para crecer como entrenadora y como persona.
 
¿Ves Andalucía con mimbres para que en los próximos años pueda codearse con las mejores selecciones del país?
Por supuesto que sí! Se está haciendo un trabajo fenomenal y se están sembrando las semillas para que Andalucía sea un referente en todos los sentidos.
 
Algo que quieras añadir tras finalizar la temporada...
Quisiera destacar el trabajo humano tan fantástico que hay en la Andaluza, he estado rodeada por los mejores, auténticos profesionales y grandísimas personas que han hecho mi trabajo más fácil y sencillo. Pablo, Meri, Pedro B., César, Marta, Marina, Diego, Pedro, José María, Teo, Morales, y por supuesto, Irene, mi compañera de fatigas, no hay palabras para agradeceros vuestra dedicación.
A mis jugadoras, las auténticas protagonistas de esta historia, Cari, Valeria, Tere, Laura, Natalia, Mery, Truji, Alba, Bibi, Yasmine, Marina, Carmen y Cristi, decirles que no me podía haber pasado algo mejor que haberme encontrado con ellas en esta situación y en este momento. Sois grandes, no, tremendas!
Pero una entrenadora, una seleccionadora, tiene que apoyarse en otras muchas personas apasionadas de la vida y del deporte, Pepe, Jaime, María, Javi, Manolo, Dani, Rafa, José Manuel, Nacho, Antonio, Molins, Ana, Miguel, etc, etc, etc, me dejaré a tantos, gracias por vuestro apoyo.
Y por último, mis pilares básicos sin los que nada tiene sentido, Juan Carlos, Luca, Luna, y el resto de mi familia que me apoya en todo lo que haga.
 
Fran Gago