¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Algo tiene el agua cuando la bendicen

Andalucía está de hora buena.  En la mañana del martes se ha celebrado la designación de sedes de los Campeonatos de España y en el Sur se disputaran las Fases Previas del Nacional Sub-20, Sub-19, Sub-16 y las Fases Únicas de loa Nacionales Infantil  Masculino y Femenino. Esto supone que la provincia de Huelva que será sede de las Fases Previas Sub-19 y Sub-16 Masculina, a finales del mes de enero tendrá ingresos importantes con la llegada de 10 selecciones, las que también arrastran familiares. Esto supondrá que una parte de la hostelería  onubense tendrá un respiro económico en unas fechas muy dura. Igual sucederá en la provincia de Almería con las Fases Previas Sub-20 y Sub-16 Femenina, y los chicos y chicas infantiles. 31 selecciones –con familiares- estarán en el poniente almeriense  en vísperas de la festividad de los Reyes Magos, y el mes de marzo.



 

Ahí está la diferencia en un antes y un después.  Antes del mes de junio del 2016 los Campeonatos de España brillaban por su ausencia en Andalucía. Y todo, porque por aquel entonces el responsable del futbol sala andaluz eso de trabajar y moverse no iba con él. Hasta la Copa de Andalucía estaba en el olvido, y que decir de los Campeonatos de Selecciones Provinciales.



 

Afortunadamente, desde que llego Pablo Lozano a la presidencia del Comité Andaluz –junio 2016- la situación dio un giro de 180º. La Copa de Andalucía –primero la masculina y luego la femenina- resurgieron de sus cenizas. Los Campeonatos Provinciales están en todo su esplendor, y es una gozada ver como son organizados. También el futbol sala andaluz –gracias al presidente Herrera que se está entregando- ya sabe lo que es un congreso de clubes, de entrenadores y de árbitros. Y lo mejor de todo, ver como ese equipo de trabajo del CAFS desmotivado y marginado,  de la mano de Lozano recuperaron  las ilusiones, sencillamente porque todos tuvieron su sitio con responsabilidades y obligaciones. Detrás de un proyecto y una organización hay mucho trabajo, y a Lozano y a su equipo eso les mola.
 
Cierto es que todo no es perfecto, y siempre se puede mejorar, pero sería injustos que un crítico entre críticos no resaltara, “cuando Andalucía sonríe”.
 
Fran Gago