¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

# Equipo PJ PG PE PP PTS
1 CEUT 26 24 1 1 73
2 PUER 25 20 1 4 61
3 FSN 26 19 2 5 59
4 FCAR 26 18 2 6 56
5 COST 26 16 2 8 47
6 TFS 26 14 3 9 45
7 SNIX 26 13 2 11 41
8 CUO 26 8 6 12 30
9 MERC 26 7 3 16 24
10 MUL 26 6 4 16 22
11 ZAF 26 6 2 18 20
12 ONUB 26 5 3 18 18
13 SKLP 25 3 3 19 12
14 GAD 26 4 2 20 0

Actualidad / F.C. Brandit Tragusa

F.C. Brandit Tragusa partió ayer domingo a las  6:00 de la mañana desde Carmona con destino a Ceuta para enfrentarse al Ciudad de Ceuta a las 12:30. Para el conjunto sevillano era el segundo desplazamiento a la Ciudad Autónoma en la temporada que estrenan categoría. Una vez en el puerto de Algeciras los problemas comienzan para el conjunto carmonense cuando son informados que el barco con el que tienen que atravesar el estrecho ha tenido una avería y tiene que utilizar otro barco. De las 9:30 que  tenían la salida pasan a las 10:30  -hora oficial- para luego el buque tener un atraso saliendo a las 10:50. Estos contratiempos llevaron al F.C. Brandit Tragusa a hacer acto de presencia en el pabellón Guillermo Molina a las 12:05. Tras la odisea no podían faltar en las desgracias de estos deportistas la intervención de los colegiados caballas Kamal Mohamed y Bernabé Sánchez,  tuvieron muy poco tacto según manifiesta Dani Quintana, técnico del F.C. Brandit Tragusa.



 

El técnico sevillano narra lo que considero un atropello en toda regla por parte de los colegiados. “Cuando llegamos a Algeciras nos informan que el ferri en el que teníamos que viajar no sale por avería, y nos envían a otro más pequeño pero más rápido, este sale a las 10:30 cuando tenemos que jugar a las 12:30. Salimos del puerto a las 10:50 y el viaje es tremendo y debido al mal tiempo todos los jugadores y cuerpo técnico comenzamos a marearnos y a vomitar, lo que hizo que muchos jugadores  a sentirse mal. Llame al Ceuti –que se portaron muy bien- para comunicarles lo que había sucedido para que informaran a los árbitros de la situación por la que llegaríamos tarde. A las 12:05 llegamos al pabellón y fuimos a ver a los árbitros que se mostraron muy enérgicos manifestando que le lleváramos las licencias que el partido tiene que comenzar a la hora señalada a lo que de dije que los chicos se encontraban mal, algunos aun vomitando y que necesitamos una ducha para intentar que se recuperaran. Ante nuestra explicación se mantienen que hay que comenzar a las 12.30. Nos vemos en la tesitura de tener que salir a  calentar a las 12:20 y a las 12:23 nos envían para vestuarios, a lo que le digo que nos dejen de calentar que no podemos comenzar un partido sin hacerlo, y me dicen que no, que no hay tiempo y que un superior les está haciendo un informe  y que el partido tiene que comenzar a las 12:30 a lo que les reprocho que si no nos dejan calentar nosotros no jugamos, y me dicen que no juguemos y os vais lo mismo que habéis venido. También me dice que usted no es nadie a lo que les digo alguien soy, el representante de mi equipo,  y cambiando lo que dijo antes  me salen que el partido hay que jugarlo. Accedemos y salimos”.  Quintana está muy molesto y le preguntamos sobre el arbitraje en el partido “mejor decir poco, lo que pienso es que esta falta de humanidad por parte de los dos colegiados ha sido vergonzosa y humillante”.  Continuamos metiendo los dedos sobre el arbitraje “el Ceutí ha merecido ganar pero los dos árbitros han dejado mucho que desear, en la segunda parte nos han acosado a faltas, han pitado lo que han querido y no se podía hablar con ellos,  han llegado hasta insultar a nuestros jugadores, ha sido una agresión total siempre hablando deportivamente  Yo no digo que el rival no haya merecido ganar, pero lo que si digo es que en esta condiciones en Ceuta no se puede jugar, y ahora le doy la razón a Futsalsur cuando escribía de lo que son estos personajes cuando arbitran. Tras ver a mis jugadores llorar me he sentido muy humillado, somos un equipo recién ascendido y como todos los equipos no merecemos el trato que por parte de los árbitros hemos recibido”.



 

Para colmo el cambio de barco les obligaba a salir de Ceuta a las 18:00 y llegar a su localidad a las 23:00 en una jornada de lluvia torrencial. La moral por los suelos, no por la derrota (8-2) si no por el mal trato que consideran han recibido por dos árbitros que viendo su nivel,  si pertenecieran a un colegio de Andalucía no estarían actos ni para arbitrar en las ligas locales.