¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

# Equipo PJ PG PE PP PTS
1 TORC 0 0 0 0 0
1 EJI 0 0 0 0 0
1 LOJA 0 0 0 0 0
1 CAJA 0 0 0 0 0
1 CDIZ 0 0 0 0 0
1 GUA 0 0 0 0 0
1 IES 0 0 0 0 0
1 ROLD 0 0 0 0 0
1 ALG 0 0 0 0 0
1 ALCA 0 0 0 0 0
1 GARR 0 0 0 0 0
1 MART 0 0 0 0 0
1 MON 0 0 0 0 0
1 HISP 0 0 0 0 0
1 TMELL 0 0 0 0 0
1 UDL 0 0 0 0 0

2º División Femenina / PROLOGO / Grupo 3º

Temporada 2016/2017
¿Quién alcanzará los playoff?

Se acerca el veinticuatro de septiembre, día elegido por el Comité Nacional de Fútbol Sala para dar en el grupo III de 2ª División el pistoletazo de salida a una campaña 2016/17 que promete ser apasionante. Tras una temporada en la que fueron pocos los equipos andaluces que se salvaron de la quema, dado el bajo nivel que mostraron a lo largo de los nueve meses, parece que el hambre de buen juego y de éxitos deportivos está revitalizando a las escuadras andaluzas.
 
Cabe destacar que con el ascenso de UCAM, los años de tiranía murciana pueden haber pasado a mejor vida ya que, aunque Roldán volverá a ser uno de los gallitos del grupo, el hecho de no poder subir a la máxima categoría, estimula a las grandes potencias de nuestra Comunidad Autónoma.
 
Haciendo bueno eso de que “los últimos serán los primeros”, comenzaremos nuestro análisis con aquellos combinados que acaban de instalarse en la División de Plata. Desde tierras cordobesas nos llega Cajasur Córdoba, el gigante dormido, uno de los referentes del Sur que, tras años de ostracismo en la categoría autonómica, ha vuelto al panorama nacional para quedarse. El proyecto sigue siendo una interesante mezcla entre juventud y veteranía; sin embargo, el conjunto patroneado por Pablo García ha sufrido varias bajas significativas y, aunque se ha reforzado con algunas jugadoras interesantes, las ausencias de Paula y Esther pueden pasar factura al otrora campeón de España.
 
Desde el levante pimentonero, vuelve Alcantarilla. El combinado que hace dos años fue un hueso duro de roer, tuvo que abandonar la categoría por razones extradeportivas. En su segunda tentativa, el rejuvenecido equipo murciano está dispuesto a seguir demostrando el buen trabajo de cantera que se hace por aquellas tierras.



 

En Extremadura, la Garrovilla ha ocupado la plaza dejada por Cefo y se estrena en este grupo III de la Segunda División. Todo hace indicar que, al igual que el conjunto de Villanueva de la Serena la temporada pasada, será uno de los conjuntos llamados a sufrir para conseguir la permanencia; ilusión y ganas de trabajar no faltarán en la plantilla y cuerpo técnico pacenses.
 
Recién llegado de la provincia de Ciudad Real está el Malagón, una de las grandes incógnitas del campeonato. Como referencia, cabe destacar que en la Copa Cervantes pusieron en muchos a aprietos a sus vecinas de Almagro lo que, aunque no se puede considerar un dato determinante dadas las fechas en las que se disputaron los partidos, sí deja entrever que las novatas no van a ser una perita en dulce para los conjuntos más asentados en esta Segunda División.
 
Para continuar nuestro repaso, volveremos a la Región de Murcia. De Roldán quedan pocas cosas de decir, la excelente labor formativa que realiza el equipo naranja les llevó a alzarse con el título liguero pese a que no disponía de las mejores individualidades. Así, unos meses después, todo hace indicar que volverán a estar en los puestos de cabeza un año más. Por otro lado, la SD Hispania, que aprobó con nota su debut en categoría nacional, está llamada a dar un paso al frente en la clasificación, una vez adaptada al Grupo III, puede ser una de los favoritas incluso para optar a los playoff.
 
¿Qué decir de Torreblanca? No queda otra cosa que quitarse el sombrero ante un equipo que posee evidentes limitaciones geográficas para confeccionar una plantilla competitiva. Corren rumores que ha intentado armarse con jugadoras más o menos contrastadas a golpe de talonario, pero la ubicación sigue siendo un importante hándicap para las melillenses. No obstante, pese a que con toda probabilidad ocuparán la zona media-baja, deben de ser capaces de salvarse otra campaña más.



 

Almagro y San Juan Bosco, ambos de Ciudad Real, a priori, se plantean metas bien distintas. Mientras las del Campo de Calatrava deberían aprovechar la ausencia de UCAM para conseguir el ascenso, las salesianas deberían tratar de acabar en la zona media de la tabla, sin sufrir agobios para conseguir la permanencia.
 
Adentrándonos en nuestra tierra, nos desplazaremos a tierras nazaríes. Allí, en la parte más occidental de la provincia de Granada, el CD Loja debería dar el salto de calidad y plantearse verdaderamente la posibilidad de hacer algo más que estar arriba en la tabla. La plantilla es muy completa, sólo esperamos que lo tarde que han empezado a trabajar no les haga perder puntos en los primeros compases del campeonato, ya que pueden echarlos de menos en el mes de mayo.
 
Siguiendo en territorio granadino, al pie de Sierra Nevada, un virtuoso y rocoso Monachil está dispuesto a volver a ser uno de los grandes jueces de este grupo III. Es de esos equipos que difícilmente acabarán entre los cinco primeros, pero sin embargo, quitarán puntos a los primeros clasificados. La pericia y la capacidad de competir de las Poca, Osa y compañía, especialmente en su feudo, les hace un rival temible para todo aquel que no vaya preparado para la guerra, siempre en el más estricto sentido deportivo, ya que pese a ser un bloque aguerrido, poseen una nobleza digna de mención.
 
En Almería, no sabemos qué Vícar nos vamos a encontrar esta temporada. Las vicarias, “por hache o por be”, tienden a desinflarse a mitad de campaña, dejándose de ir en el momento en que las cosas comienzan a torcerse. Pese a ello, el fútbol sala que atesoran la gran mayoría de sus jugadoras les convierte en otra escuadra capaz de ganar a cualquiera.
 
Otro conjunto que no sabemos qué nos puede deparar a partir del próximo sábado es el Torcal de Víctor Quintero. Bueno, esto no es cierto del todo porque, conociendo al  técnico malagueño, este plantel en el que el colectivo se impone a la individualidad, seguro que acabará siendo extremadamente competitivo. Parece que puede haber un proceso de rejuvenecimiento en el equipo, por lo que quizás, al igual que el Cádiz el año pasado, esta 2016/17 sean nueve meses de transición y aclimatación de las más jóvenes.



 

Hablando del combinado de la Tacita de Plata, la plantilla de Kiko Oliva se ha visto mermada por la baja (esperemos que temporal) de Ali, uno de los pilares del proyecto gaditano. Sin embargo, el retorno de Noe, la hija pródiga, ha cubierto (si es que se puede cubrir) el hueco de la cierre gaditana. Otra edición más, Elena, Bea y Tere, serán las tres mosqueteras gaditanas, que con el apoyo de las más jóvenes, ya aclimatadas a la división de Plata, tratarán de devolver al Cádiz al puesto que merece por historia y por potencial deportivo. Ojo a la gran pretemporada realizada, en la que han superado tanto a Estudiantes como a Guadalcacín.
 
El combinado sevillano, por su parte, se ha reforzado para tratar de sacudirse la decepcionante campaña pasada; la vuelta de Luci tras su periplo en la Rioja y las incorporaciones de Marta Pingarrón y Esther, deberán compensar la marcha de Trini, la mujer gol de las hispalenses. Parece que las de la capital andaluza pueden ser la semilla de una futura sección bética de fútbol sala femenino, lo que supondría un gran paso para nuestro deporte.
 
Por último, en el extrarradio jerezano, las pupilas de Andrés Sánchez se preparan a conciencia para una campaña que les puede llevar a lo más alto de la clasificación. Guadalcacín, que el año pasado fue la gran revelación de este grupo III, se vio muy mermado por la falta de profundidad de banquillo, disputando muchas jornadas con tan solo una o dos jugadoras suplentes. Tras una ardua labor de la secretaría técnica, parece que el plantel se ha equilibrado considerablemente, desembocando en un ilusionante proyecto que está llamado a dar muchas alegrías a su parroquia.
 
Así pues, se acaban las probaturas y experimentos, llega el momento de la verdad, el de plasmar todo lo adquirido en estos últimos meses y comenzar una carrera en la que cada uno debe definir sus metas. Tras un verano huérfano de Copa de Andalucía femenina, la afición futsalera está deseando que empiece el espectáculo. Sin más, que ruede el balón.