¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

# Equipo PJ PG PE PP PTS
1 ROLD 28 20 3 5 63
2 ALCA 28 20 2 6 62
3 TORC 28 19 4 5 61
4 CAJA 28 17 3 8 54
5 CEFO 28 14 8 6 50
6 TMELL 28 15 2 11 47
7 EJI 28 14 4 10 46
8 MON 28 12 6 10 42
9 LOJA 28 13 3 12 42
10 CDIZ 27 12 3 12 39
11 ALG 28 10 4 14 34
12 HISP 28 10 2 16 32
13 GARR 28 3 3 22 12
14 HUEL 28 4 0 24 12
15 HERC 27 2 1 24 7

2º División Femenina / Resumen 1 vuelta

El fin de semana pasado concluyó la primera mitad de la competición en el grupo III de la 2ª División femenina, en la cual ha habido un claro dominador, UCAM Murcia, que con pleno de victorias y un fútbol sala convincente, tiene todas las papeletas de copar la primera posición cuando llegue el mes de mayo.  El conjunto universitario, de la mano de Alicia Morel,  demostró en años anteriores un juego colectivo preciso y trabajado, con un amplio repertorio en la estrategia del balón parado, pero quizá, le faltaba brillantez individual en sus jugadoras, que pese ser muy buenas, les faltaba ese elemento diferenciador que poseen las grandes figuras. Así pues, Dña. Josefa Almarcha y Miguel Sánchez paliaron este déficit con la llegada de Rocío, Clara y Pepa, las cuales, junto a Consuelo, han sido las encargadas de desatascar al equipo en las escasas ocasiones que lo ha precisado este año. Además, el fichaje de la portera Cristina, ha conllevado una rivalidad sana entre Irene y la cordobesa, lo que, unido al gran trabajo de Manuel Granados, ha provocado una mejoría considerable también bajo los palos.
 
Otro conjunto que lo ha bordado en primer tramo de esta campaña ha sido Javalí  La Ñora  Roldán. EL jovencísimo equipo entrenado por Fran Menchón ha saltado al campo cada fin de semana sin presión ninguna, con la única premisa de disfrutar y crecer tanto a nivel individual como colectivo. Así, han desplegado un juego alegre que les ha servido para tutear a todos los gallitos del grupo, poniéndoles las cosas muy difíciles a los únicos equipos que han puntuado frente a las pimentoneras.
 
Sobresaliente también ha sido la trayectoria de Almagro. Tras comienzo irregular, las del Campo de Calatrava han llegado al ecuador del campeonato con una inercia ganadora que les permite aspirar a todo. La ausencia de Manolo Arévalo parecía que había debilitado al conjunto castellano, pero, tras el período de adaptación al nuevo técnico y con la vuelta a los terrenos de juego de María Téllez tras su lesión, el combinado rojillo ha encadenado una racha de nueve victorias consecutivas que les ha alzado a la segunda plaza. El comienzo de la segunda vuelta, dada la categoría de sus rivales, será determinante en el devenir deportivo de este club tan trabajador y que tiene a una afición que marca diferencias.
 
El que no  ha pasado por su mejor momento es el Cádiz femenino; el conjunto que dirige Kiko Oliva se ha visto perjudicado por las lesiones de Isa y Laura Bestué, dos jugadoras que marcan la diferencia y que, a la hora de la verdad, cuando la igualdad reina en la cancha, desequilibran la balanza del lado de las suyas. Pese a las inclemencias del deporte y a los ecos de problemas económicos, las gaditanas siguen muy vivas en esta competición y con la posibilidad de volver a disputar el play off de ascenso.
 
El C.D. Vícar es un combinado que ha ido de menos a más. Tras una copa de Andalucía bastante gris, donde no compitieron como nos tienen acostumbrados, han crecido como grupo y, junto a Almagro (y a la UCAM, por supuesto), es el equipo más en forma de la competición. Las dudas sembradas por la marcha de Anita Paris a Murcia se han paliado con la llegada de dos jóvenes valores almerienses, Paula y Lorena y el fichaje de una gran portera como es Esther. A corto, medio plazo, sus visitas a Almagro y a Cádiz determinarán hasta dónde pueden aspirar unas almerienses que se han propuesto llegar a lo más alto.
 
Otra campaña más que notable es la que está llevando a cabo el CD Loja. La marcha de Rocío a Murcia y las limitaciones laborales de Pío se han quedado en una mera anécdota ya que las aportaciones de Marta Gallegos, María Soto y, especialmente, Encarni, están otorgándole a la nave que capitanea Caro un gran equilibrio. Quizá sea en la portería donde más cojea el combinado nazarí, sin embargo, la irrupción de Noe, guardameta espectacular de filial, así como la remesa de jugadoras de menos de veinte años que forman parte de las distintas plantillas de las que dispone el club, auguran un futuro dorado para un equipo que cada año da un pasito más.
 
Torcal y Estudiantes son dos equipos que ocupan sendas plazas que, a priori, no son las que deberían por la imagen vista en la Copa de Andalucía. Hoy por hoy, tanto malagueñas como sevillanas se encuentran en tierra de nadie, sin mirar ni para arriba ni para abajo. La labor tanto de Víctor Quintero como de Alberto Fernández será, principalmente, la de mantener la chispa de la competitividad en una liga que se les puede hacer larga a ambos conjuntos. Si los técnicos son capaces de conseguir que sus jugadoras compitan cada día como si fuera el último, están llamados a ser jueces de esta liga, ya que, hoy por hoy, pueden robarle puntos a cualquiera.
 
Monachil se puede decir que ya tiene los deberes hechos. Con una buena renta para eludir el descenso, las granadinas tendrán como meta seguir disfrutando de la competición, con el sentimiento de unidad que, al menos de puertas para fuera, trasmiten cada vez que se calzan las botas. Su juego vertical y, a veces, anárquico, y lo fuerte que se sienten cuando juegan en su feudo, les convierte en una piedra de toque para los combinados de arriba, los cuales, como se desplacen a Granada pensando que los tres puntos están asegurados, posiblemente se lleven una desagradable sorpresa.
 
La primera vuelta de Alcantarilla se puede calificar de suficiente raspón. La plantilla de las pimentoneras, con jugadoras que han sido campeonas de España con la selección murciana, e incluso han jugado en división de Honor con el Roldán, es para aspirar a mucho más. Les concederemos el indulto por ser un equipo recién ascendido, pero que no les sirva de escusa a Franco y a las suyas, pues deben aspirar a mucho más; y lo saben.
 
Llegamos a la zona caliente de la tabla, donde cuatro equipos pelearán por eludir el descenso. Torreblanca de Melilla, hoy por hoy es el que lo tiene más asequible, ya que sus nueve puntos le avalan y, especialmente como locales, deben de ganar sus partidos directos contra, al menos dos, de sus rivales de abajo. San Juan Bosco, no acaba de conseguir una victoria que ponga un poco más de tierra de por medio, sin embargo, se nota la mano de Oscar Díaz, que está sacándole mucho partido a una jovencísima plantilla que ronda los veinte años de media. Por último, visto lo visto, serán Cefo y Albolote los conjuntos que más sufrirán hasta el final de liga. La mayoría de las componentes de sendas escuadras están acostumbradas a competir en torneos autonómicos y/o provinciales, y se han encontrado de golpe un salto de calidad e intensidad que están tardando en asimilar. Pese a ello, tienen por delante trece partidos en los que demostrar que pueden ser equipos solventes, trece partidos para ganarse el privilegio de seguir disfrutando del bonito espectáculo que está deparando este grupo III de la Segunda División de Fútbol Sala Femenino.