¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Crónicas / 29º Jornada

 Jaén Paraíso Interior consigue la cuarta
plaza tras superar al Palma Futsal

Jaén Paraíso Interior: 4
Dani Cabezón, José López, Carlinhos, Cuco y Emilio Buendía (quinteto inicial), Solano, Chino, Jordi Campoy, Dani Martín, Borja Blanco, Juanlu.
 
Palma Futsal: 1
Carlos Barrón, Vadillo, Joao Batista, Bruno Taffy y Chicho (quinteto inicial), Joselito, Attos, Tomaz, Sergio, Burrito, Paradynski.
 
Árbitros: 1-0, Carlinhos (min.2); 2-0, Emilio Buendía (min.11); 3-0, Borja Blanco (min.20); 3-1, Vadillo (min.37); 4-1, Chino (min.40).
 
Goles: Del Pozo García y López Jiménez (Colegio Madrileño). En el Jaén Paraíso Interior FS amonestaron con tarjeta amarilla a Carlinhos (min.26) Por parte del Palma Futsal, cartulina amarilla a Vadillo (min.32).
 
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 29, entre el Jaén Paraíso Interior FS y el Palma Futsal, en La Salobreja. Lleno

 

Esta tarde, ante el público jiennense de La Salobreja, el equipo andaluz ofrecía otro repertorio de fútbol intenso, trabajado y con destellos de calidad frente al rival con el que peleaba por la cuarta plaza. Y no defraudaron: han conseguido el cuarto puesto después de completar una liga regular solo superada por Inter, Barça y ElPozo Murcia.

 

El primer disparo a puerta del encuentro fue solventado con éxito por Dani Cabezón, que se adelantaba un par de metros para tapar el lanzamiento de Joao Batista. Había mucha expectación para conocer el trabajo del nuevo cancerbero del Jaén FS y desde el primer minuto comenzó a dar síntomas de seguridad y carácter entre los tres palos. Quizás, demasiado precipitado a la hora de arrancar la jugada desde atrás.

 

Aunque ellos apostaban por un juego muy vertical, el primer zarpazo lo daba el escuadrón jiennense. Fue a través de un lanzamiento de segunda jugada que ejecutó Carlinhos, que chutó desde lejos, pegó en un defensa y se coló al fondo de la red. El compromiso más importante de la liga regular arrancaba de la mejor manera posible.

 

El choque estaba loco. Tendrían que pasar cinco minutos para que la circulación gozara de algo de pausa, y el control comenzaba a ser del cuadro local, al ver a los baleares que habían dado un pasito atrás. Cuando el Palma Futsal decidía arrancar en posición de ataque, no llegaba a culminar las jugadas, ya que la defensa amarilla mostraba mucha solidez. A ello habría que sumarle las intervenciones de Dani Cabezón, no sólo para despejar el cuero entre los tres palos, sino también en las numerosas salidas fuera del área para despejar esféricos aéreos y balones divididos. Una decisión eficaz, que creaba cierta tensión.

 

Las imprecisiones eran numerosas en ambos conjuntos. La precipitación en el momento de soltar la pelota en campo contrario, evidenciaba cierto nerviosismo por lo que se jugaban. Borja Blanco, al pisar la cancha, quiso corregir esta situación. Precisamente, en la primera jugada de peligro que tuvo, pudo ampliar distancias al culminar una excelente triangulación con Cuco y Dani Martín. Pero la pelota se marcharía por encima de la madera. A la siguiente acción, parecía que el empate iba a subir en el marcador, después de que Taffy y Tomaz se marcharan en un dos para uno con José López, que realizó una magnífica cobertura y supo despejar a córner.

 

Durante la presencia de Borja Blanco se volvía a masticar que el gol estaba cerca. En una jugada de múltiples disparos desde la parte derecha del área en las que él fue el protagonista, terminó cogiendo un rechace para dar un paso hacia adelante y dársela a Emilio Buendía, que finalizó con un sutil toque con el exterior sin que nada pudiera hacer Carlos Barrón. Griterío en La Salobreja para ovacionar al número siete del Jaén Paraíso Interior FS.

 

Los minutos pasaban muy lentamente. Las pausas en el cronómetro eran demasiado frecuentes y las transiciones de juego muy intensas. El Palma Futsal quiso proponer un juego tosco y un planteamiento defensivo plagado de cuerpo a cuerpo. Dani Cabezón volvió a aparecer, con una espléndida palomita que no dejó indiferente al graderío. El ritmo era vertiginoso y el Jaén tenía que poner remedio.

 

Y vaya si lo puso. Nada más y nada menos que con otra diana. La que consiguió el cuadro local con una magnífica jugada por el costado derecho que iniciaron Carlinhos y Emilio Buendía, que desembocó hasta la línea de fondo para ponérsela a Borja Blanco que simplemente la empujó al fondo de la red. Pero la empresa andaluza terminó con un sobresalto, ya que a falta de dos segundos para la conclusión dieron un larguero tras un pase en largo del guardameta que remató a la madera Chicho.

 

 

La tensión con la que acababa el primer acto tendría como consecuencia una bajada en la fuerza a la hora de pelear la bola. Dani Rodríguez invitó a sus pupilos a templar el encuentro, hilvanando jugadas más largas y creyendo en la posibilidad de producir acercamientos con la pelota controlada.

 

Volvía a ser Borja Blanco el artífice de esta filosofía. Asimismo, cuando la posesión era de los rojiblancos, el Jaén FS presionó arriba y tuvo hasta tres ocasiones consecutivas de fulminar el choque con el contragolpe. Pero esa presión podía se convirtió en un arma de doble filo, ya que en el minuto 26 los andaluces contaban con tres faltas en su casillero.

 

Al Jaén no le quedaba más que aguantar atrás. Cuando se cumplía el meridiano de la segunda parte, el Palma Futsal le perdió el respeto al equipo jiennense y pisó el peldaño del acelerador con la finalidad de buscar espacios arriba. Vadillo iba a provocar varias opciones de peligro, pero no tenía fina la puntería. La entrada de Paradynski en la pista también daba síntomas de ánimo para los baleares y el jugador, que cada vez que tenía un metro disparaba, estrelló un balón a la base del palo izquierdo.

 

Después fue Borja Blanco el que lo intentó mediante un contragolpe, pero Carlos Barrón sacó una acertadísima mano abajo para evitar el cuarto. A falta de siete minutos, el técnico del Palma, Juanito, apostó por el portero-jugador e introdujo a Vadillo para ese cometido. No obstante, la disposición defensiva del Jaén Paraíso Interior era espectacular, con un cuadrado perfecto que iba rotando para quemar las internadas rojiblancas.

 

Sin embargo, fue Vadillo con la camiseta grisácea de guardameta el que consiguió acortar distancias después de finalizar una larguísima posesión. A la siguiente jugada, fue Joao el que disparó pero se topó con un formidable Cabezón que despejaría el esférico.

 

El asedio del equipo visitante era agotador y las fuerzas flaqueaban. Pero este equipo quiso dar un golpe encima de la mesa y demostrar porqué es el cuarto mejor equipo de la Liga Nacional de Fútbol Sala, por lo que terminó con un gol de Chino, que recibió de Carlinhos un buen esférico de jugada personal por la banda izquierda. Cuarto gol y cuarta posición para los hombres de Dani Rodríguez.