¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

1º División / Crónicas / 13º Jornada

 A Jaén le sobró siete segundos
con el doblete de Gadeia

Jaén Paraíso Interior:
Dídac, Carlitos, Boyis, Alan Brandi y Chino. También jugaron Ángel Bingyoba, Mauricio, Burrito, Víctor Montes, Wendell y Dani Martín.
 
Movistar Inter:
Herrero, Rafael, Bebe, Ricardinho y Gadeia - cinco inicial - También jugaron Solano, Ortiz, Taffy, Pola, Elisandro y Daniel.
 
Árbitros: Por parte de Jaén Paraíso Interior FS a Dani Martín (14’), Víctor Montes (30’), Chino (31’), Ángel Bingyoba (33’) y Carlitos (40’), por parte de Movistar Inter FS a Bebe (27’).
 
Goles: Chino 27’ (1-0); Gadeia 40’ (1-1); Gadeia 40’ (1-2).
 
Pabellón La Salobreja.

 

No mereció el Jaén Paraíso Interior FS la derrota ante el Movistar Inter en un partido en el que los amarillos hicieron méritos de sobra para llevarse los tres puntos. Dos goles en los últimos siete segundos de los interistas lo evitaron.

Hubo electricidad desde el principio en el partido. Ricardinho estuvo a punto de hacer de las suyas en una de las primeras jugadas del partido pero Dídac le enseñó que parar hacer goles en Jaén hay que sudar mucho. No hubo complejos en los amarillos en ningún momento y Carlitos respondió a esa ocasión con otra en la que Herrero tuvo que salir a tapar su disparo a bocajarro. Alan también se encontró con el cancerbero interista cuando lo intentó, justo después, desde la izquierda con un tiro raso.

La posesión pasó a ser, tras los minutos iniciales, de uso exclusivo jienense. Los de Dani Rodríguez fueron capaces de someter a los interistas a base de intensidad y buen fútbol sala, aunque las ocasiones de gol desaparecieron del parquet. El contragolpe se convirtió en la principal vía de peligro a favor de los azules aunque apenas concedieron los olivareros ocasión alguna de que lo pusieran en práctica durante los primeros diez minutos de juego.

El encuentro se enfangó en el ecuador de la primera mitad y solo las dudosas decisiones arbitrales, todas a favor de los azules casualmente, conseguían que el buen ambiente del pabellón se transformase por momentos en ensordecedor. Murió la primera mitad en el tedio y sin grandes ocasiones para ninguno de los dos equipos. Los jugadores se fueron a vestuarios a sabiendas de que lo mejor estaba por llegar.

La segunda mitad no defraudó. Comenzó con el mismo ritmo con el que lo había hecho la primera y también con el mismo protagonismo de los amarillos. Estaban meriendo los de Dani Rodríguez algo más en el encuentro y, aunque los madrileños fueron los primeros en asustar seriamente, el fútbol sala premió al Jaén. Debería haber entrado el tiro a bocajarro de Wendell pero lo evitó una mano salvadora de Herrero. Menos lo fue la que cometió Bebe y que significó penalti y misil de Chino para que llegase el primera tanto jienense. 

El tanto provocó una reacción del Movistar Inter que, si bien no fue peligrosa en exceso, si que consiguió que se nivelara algo más la balanza en lo que a presencia ofensiva se refiere. Aun así, las mejores seguían siendo para Jaén. Alan llegó muy forzado a una en la que el balón lamió el larguero antes de salir. La buena noticia para Jaén es que el reloj empezó a jugar a su favor. Esto provocó que a cinco minutos del final Velasco pusiese a los suyos a jugar de cinco.

La Salobreja estalló empujando a los suyos en cada jugada de defensa y nuestros jugadores se dejaron hasta el último segundo pero recibieron un castigo inesperado y más cruel de lo imaginable. Gadeia hizo de verdugo con dos goles en los últimos siete segundos que le costaron los puntos al cuadro amarrillo. El primero lo firmó con un disparo medido y raso y el segundo en un doble penalti, a dos segundos del final.