¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

1º División / Cronica / Jaén P. Interior - Aspil Vidal / 15º Jornada

El Glorioso remonto un 0-2
y arrolló en la segunda parte

Jaén Paraíso Interior: 5
Dídac, Boyis, Mauricio, Alan Brandi y Campoy. También jugaron Víctor Montes, Ángel BIngyoba, Burrito, Víctor Montes, Wendell y Dani Martín.
 
Aspil Vidal Ribera Navarra:2
 Gus, Sergio, Ferrán Plana, Rubi y Pedro. También jugaron Hamza, Sergi Cuxart, David, Sepe, Lucas e Iago Rodríguez.
 
Árbitros: Fortes Pardo y Martínez Flores (colegio murciano). Aamonestaron a Boyis (32’) de Jaén Paraíso Interior y a Ferrán Plana (12’) de Aspil Vidal Ribera Navarra.
 
Goles: Sergio 10’ (0-1); Iago Rodríguez 15’ (0-2); Alan Brandi 25’ (1-2); Chino 26’ (2-2); Burrito 27‘ (3-2); Boyis 38’ (4-2); Mauricio 39’ (5-2).
 
Pabellón La Salobreja. Buena entrada.



 

El Jaén Paraíso Interior  recobró las buenas sensaciones en casa con un partido en el que tocó remontar pero en el que demostró que es capaz de ofrecer su mejor versión también partidos que se le ponen cuesta arriba.
 
Salieron atrevidos ambos equipos pero las ganas de ambos de hacerse con la posesión hicieron que los primeros minutos transcurrieron sin mucho que contar salvo que a los cuatro minutos los jienenses ya tenían tres faltas en su marcador. Se sucedieron las jugadas sin que ninguna, por parte de ninguno de los dos equipos, fuese lo suficientemente precisa como para incomodar realmente al rival. Y en la primera ocasión de peligro que hubo llegó el primer gol. Buena pisada en la frontal del área de Jaén para que Sergio con le interior la pusiese en la escuadra imposible para Dídac.
 
Fue una lástima que al instante, cuando se llegaba a mitad de la primera parte, Alan no hiciese el empate en una buena jugada individual que acabó en un tiro raso que se marchó por muy poco. Volvió entonces el partido a su letargo premiando la efectividad tudelana. Tuvieron una nueva oportunidad los de Pato para ponerla en práctica con la sexta falta de Jaén, e Iago la puso al fondo de la red para aumentar la ventaja de los suyos.
 
Acabó el Jaén Paraíso Interior mejor la primera parte de lo que la empezó pero no consiguió aun así generar peligro real sobre la portería de Gus. Se terminó así la parte pero lo segunda sería harina de otro costal. Salió el equipo con una revolución más y Wendell fue el encargado de revolucionar el choque. Lo intentó en varias ocasiones el brasileño haciendo gala de su electricidad aunque el cancerbero de los navarros se encargó de que ninguna fructificase.
 
Pero ya era irrefrenable el arreón amarillo y Chino, haciéndose fuerte en el área, consiguió asistir a Alan que la empujó solo en el segundo palo para reducir distancias. El albaceteño sería clave en la remontada jienense y es que en la siguiente jugada, cuando el contragolpe amarillo parecía fracasado, el balón quedó muerte y Chino con un punterazo la mandó a la cepa del poste.



 

El Glorioso vio noqueado al Aspil y no se lo pensó dos veces. Con una intensidad mucho mayor que la vista en el primer tiempo, su presión surtió mucho más efecto y fruto de ella Alan montó el contragolpe que acabó siendo el tercer tanto local. El internacional con Argentina condujo por el centro y la cedió a la izquierda. Allí Boyis la estrelló en el poste pero el rechace la cayó a Burrito que había acompañado la jugada y la acabó empujando.
 
La herida navarra era ya profunda pero lo pudo ser más si el poste no hubiese evitado el cuarto, obra de Mauricio, tras un muy buen dos para uno. Gus también tuvo que intervenir en un par de ocasiones para detener a un Jaén Paraíso Interior FS que había despertado y quería más. Bingyoba volvió a poner a prueba al arquero rival que de nuevo sacó una mano salvadora para los suyos, cuando quedaban seis minutos en el luminoso.
 
Viendo el aluvión, a cuatro para el final puso Pato el portero-jugador a funcionar aunque no le salió precisamente bien ya que la primer que cazó Boyis en su propia área, y con la zurda, la puso en las redes enemigas. Celebraba ya la Salobreja una nueva victoria y avisaba de que se desplazará a Madrid en masa en la Copa de España cuando Mauricio sacó el fusil para poner el balón en la escuadra y sentenciar el partido.