¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Buitre / UMA Antequera

La buena racha de resultados del CD UMA Antequera, único invicto en las ocho jornadas disputadas en Segunda División, refleja el entusiasmo de un grupo joven de jugadores por conseguir retos importantes. Bajar de la máxima categoría fue un golpe y arrancar una nueva temporada en una competición muy igualada con un bloque nuevo es una labor compleja. El trabajo de Manuel Luiggi “Moli” y la implicación de jugadores experimentados en el club como Tete, Crispi, Claudio Da Silva, Miguel y Óscar ayuda al equipo a competir al máximo en cada encuentro. No solo con el rendimiento de estos jugadores se puede crecer en la victoria, hace falta la respuesta de los nuevos fichajes. David Moreno “Buitre”, en proceso de adaptación a la filosofía de juego universitaria, apareció en el duelo con Tenerife Iberia Toscal FS para marcar dos goles.
 
El ala-pívot cordobés llegó al club malagueño procedente del Sepsi rumano. Su intensidad en la pista y la potente zurda que atesora captaron la atención del técnico malagueño. En pretemporada mostró destellos de su potencial: uno contra uno y contundencia de cara a puerta, pero no consiguió ponerlos en práctica en los primeros partidos de Liga. En Mengíbar se estrenó como goleador en Segunda División y, en el último encuentro, se ganó un mayor protagonismo en la pista con dos tantos.
 
“Este año estoy aprendiendo muchísimo sobre el tema defensivo, porque es una categoría muy fuerte que si no están bien en defensa, no ganas los partidos. Me gustaría verme un poco más de cara a portería, chutar más, pero los contrarios están ahí también y lo importante es el colectivo y seguir sumando de tres en tres. Si los goles no los sumo yo, eso es lo de menos”, señala Buitre.
 
Conseguir los tres puntos frente al Tenerife Iberia Toscal no solo aumentó la confianza de los muchachos de Moli, sirvió también para completar el engranaje del equipo con una pieza más. Todos los jugadores deben aportar el máximo rendimiento en cada duelo para mantener la dinámica positiva, más aún con la dificultad del tramo final de la primera vuelta. Buitre se sumó a la fortaleza del grupo con su buena actuación del pasado sábado y ahora le toca refrendar su progresión en los próximos compromisos.
 
“Los goles siempre son importantes para el tema anímico y poco a poco intento aprender en los entrenamientos de los jugadores un poquito más veteranos, que siempre están animándome, apoyándome y explicándome esto es así, esto es de la otra forma. Estoy aprendiendo, como ya digo, tanto de los jugadores más experimentados en la categoría como del resto de los compañeros y de las órdenes de Moli, que me dice cómo debo hacer las cosas. Voy sumando minutos, partidos, confianza y me veo bien”, destaca el ala-pívot cordobés.
 
Este sábado el derbi andaluz con el Real Betis Futsal centra la atención del CD UMA Antequera. Los enfrentamientos entre estos dos conjuntos son siempre especiales, no les falta aliciente alguno, pero en esta ocasión se cruzan dinámicas contrapuestas. Los universitarios se encuentran en la segunda plaza con 18 puntos, mientras que los verdiblancos ocupan la undécima posición con 8. “A todos nos ha sorprendido que en estas ocho jornadas, el Betis esté ahí abajo, porque a nivel de plantilla es una de las mejores del campeonato. Está claro que no nos van a regalar nada y si no salimos al 200% no nos vamos a traer los tres puntos”, comenta el refuerzo de este curso del club universitario.
 
Uno de los factores a tener en cuenta en el partido del sábado en Amate radica en el gran conocimiento que se tienen ambos clubes, por lo que Buitre nos desvela la clave para romper el equilibrio. “Salimos los cuarenta minutos a tope y tal vez no seamos de los mejores equipos técnicamente, pero lo más importante es el trabajo colectivo y saber luchar juntos. Por ahora está siendo nuestra clave. Somos uno de los equipos menos goleados de la Liga y es porque luchamos hasta el final. Nos sacrificamos unos por otros y eso es lo bonito de ser un equipo. Si conseguimos llevarlo a cabo, tendremos más opciones de ganar que de perder”, apunta.