¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Juanra / UMA Antequera

Los triunfos se cimentan en una gran defensa. Con esta premisa, el CD UMA Antequera desafía el tramo final de temporada desde los primeros puestos de Segunda División. Su situación en la clasificación le ostenta una oportunidad privilegiada para luchar por el ascenso.  Manuel Luiggi “Moli” implantó una tarea esencial que sus jugadores captaron desde el inicio de la competición, ser sólidos atrás y no conceder ocasiones a su adversario. En las últimas jornadas, la estructura de la zaga universitaria se fraccionó en distintos momentos de los partidos. Los equipos rivales consiguieron romper la imbatibilidad de Conejo con más facilidad. Los goles en contra se remitieron por la alta efectividad de la plantilla en la fase ofensiva. Juan Ramón Ruiz Mancha, nacido en Córdoba el 27 de mayo de 1992, ostenta la misión de devolver la identidad defensiva del grupo.
 
El cierre llegó, a principio de la campaña, como un refuerzo de garantías que iba a fortalecer las tareas defensivas y con la jerarquía necesaria para encontrar buenas soluciones en la finalización de las jugadas. Aportó un alto rendimiento desde su primer partido y se postuló como el complemento ideal de Crispi, jefe de la defensa universitaria, en la dura labor de preservar la intensidad en la marca. El cordobés guarda un lugar importante en la rotación de Moli. Cada vez que pisa el parqué, el equipo goza de mayor seguridad. Su esfuerzo generoso permite conservar una sólida estructura atrás, que a su vez, concede múltiples situaciones para atacar. Este tipo de jugadores son básicos en la confección de una plantilla al contagiar a sus compañeros del brío en defensa.
 
Durante la primera vuelta, Juanra estuvo varias semanas fuera de las pistas por una lesión muscular en el gemelo y recuperó poco a poco su puesto en el equipo. Ahora llega a la recta final en un buen estado de forma. Recuperar la fortaleza en el área universitaria se antoja crucial en la consecución del objetivo final de luchar por el ascenso. “La defensa es la clave. Nosotros vivimos durante el partido por nuestros aciertos defensivos. De cara a gol, como hemos demostrados, tenemos suficiente acierto porque somos uno de los equipos más goleadores de la Liga. Si nosotros estamos bien en defensa, lo sabemos todos y confiamos en el equipo, tenemos muchas posibilidades de que el partido caiga para nuestro lado”, persiste el cierre cordobés.
 
El empate (2-2) con el FSD Puertollano en el Argüelles amplió la racha de partidos sin conocer la derrota a seis, pero supuso la pérdida del puesto de ascenso directo a favor del Naturpellet Segovia. Los de Diego Gacimartín ganaron (5-4) al Elche CF con un tanto de Álex Fuentes a falta de 30 segundos. La victoria le permitió colocarse un punto por delante del cuadro malagueño. “Respecto al partido del otro día con Puertollano, fue un paso atrás en el resultado, pero tenemos que mirar hacia adelante y saber que ahora mismo tenemos la primera plaza de playoff, con factor cancha delante de todos los equipos”, explica. El carácter ganador de los chicos de Moli le predispone como un conjunto difícil de superar y ayuda a competir al máximo nivel en cada envite. “El primer puesto de playoff es nuestra recompensa. Quizás nosotros queremos aspirar a lo máximo y Segovia se distancia a un punto. Tenemos suficiente motivación para seguir peleando hasta el final”, añade Juanra.
 
La mirada del plantel antequerano se centra en la visita al Palacio de los Deportes Quico Cabrera donde espera recuperar la senda del triunfo frente al Tenerife Iberia Toscal. “Un partido difícil contra un rival que a estas alturas de temporada es muy peligroso. Son los jueces de la Liga, porque ellos ahora mismo no se juegan nada y les permite competir sin tensión y muy alegres. Quieras o no, como nos pasó con Puertollano, eso se puede volver en nuestra contra, ya que nosotros sí nos estamos jugando cosas y tenemos más tensión. Aspiramos a la victoria, porque competimos por algo y se tiene que notar en algunas fases del juego”, acentúa el ‘2’ universitario.