¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Michel / Ex-técnico Torremolinos FS

Miguel Francisco Ruiz ‘Michel’ tras tres temporadas como entrenador del Torremolinos FS juvenil ha finalizado un ciclo. El malagueño es de los entrenadores que no necesitan que lo echen con agua hirviendo, ya lo demostró como seleccionador andaluz sub-19 y lo ha vuelto a revalidad en Torremolinos. A Michel le hemos preguntado por la experiencia vivida a lo largo de estos tres años.

¿Qué te ha llevado a finalizar un ciclo como entrenador del Torremolinos FS?
La principal razón es que creo que los ciclos tienen una duración, y hay que cerrarlos para iniciar nuevas cosas que te hagan renovarte. Al final, se corre el riesgo de entrar en la rutina y perder motivación.
Por otro lado, el club y yo habíamos llegado a un momento que no estábamos en la misma línea deportiva, no compartíamos la misma idea, y en ese caso tiene que predominar la del club que es la entidad. No había mala relación, pero teníamos objetivos distintos. Mejor cerrar el ciclo y salir que forzar una situación que lleve a un final peor.
 
Desde fuera se veía en el club la estructura perfecta para asegurar el futuro de la UMA Antequera con jugadores de la tierra. Un equipo en 3º división, un juvenil en División de Honor en los puestos altos y toda una cantera por detrás ¿Cuál es la reralidad?
Así es, era la estructura perfecta. Pero el club no estaba convencido de la colaboración con UMA, y no veían con agrado que los jugadores juveniles entrenaran de forma permanente con el equipo de UMA y fueran convocados cuando se les necesitaba, mientras que el equipo de tercera tenía necesidades y el equipo juvenil no conseguía los resultados deseados. Por parte del cuerpo técnico del juvenil, teníamos claro que la preferencia era el primer equipo y ese era la UMA.
Para mí era un proyecto ilusionante, pero en mi opinión el primer error es que el equipo de tercera tiene que ser el filial directo de la UMA y para ello debe contar con jugadores sub 23, donde los jugadores juveniles que no puedan acceder directamente al primer equipo, puedan continuar con su proyección. Pero insisto en que es mi opinión y no la verdad absoluta, y por eso preferí salir.
 
¿Cómo valoras estos tres años al frente del equipo juvenil?
Para mí los objetivos se han cumplido. Hay quien piensa que no, pero eso depende de cual sean los objetivos definidos. Yo siempre los tuve claros. Cuando ví a esta generación de jugadores en cadetes, pensé que eran jugadores con una clara proyección, pero tenían un nivel muy bajo de formación táctica y de conceptos. Vivían de su técnica individual, que es enorme, pero eso tenía caducidad. Cuando empecé con ellos tenía claro que era un proyecto a 3 años, para intentar darle esos conceptos del juego que le faltaban. Por supuesto que queríamos ganar también, pero no era la prioridad y esa era la gran diferencia. Lo primero fue hacerles ver eso a ellos. Tras estos 3 años, el objetivo no se ha alcanzado al 100% en todos los jugadores porque esperábamos avanzar más, pero si podría decir que llegaron al 90%.
En cuanto a resultados, el primer año quedamos campeones cuando no era lo esperado y ya dije que eso nos perjudicaría el segundo año. Y no porque no fuéramos a volver a quedar campeones, sino porque frenó su progresión por el exceso de confianza.
Este tercer año, había que elegir, y decidimos apostar por renunciar al resultado y avanzar un paso más en su formación. El avance ha sido brutal, ahora son jugadores maduros, que saben leer el juego, que deciden bien en situaciones diferentes y eso les da garantías para el futuro. Algunos pensarán que no hemos ganado, pero dentro de unos años, se verá si este año hemos ganado o no. El tiempo dirá.
 
¿Consideras una decepción no haber lo grado jugar la Copa de España con la camada que también finaliza un ciclo?
Es lo que te decía antes de los objetivos. Yo prefiero apostar por objetivos a largo plazo que por resultados a corto plazo. Los resultados tienen un recorrido muy corto. Hoy eres campeón y dentro de una semana nadie se acuerda. Nos pasó el primer año. Prefería aportarles lo que necesitaban para que disfruten muchos años de este mundo, al máximo nivel que cada uno puedan alcanzar.
Hay muchos jugadores juveniles que fueron campeones, y que en etapa senior juegan en categoría provincial.
A veces la ansiedad por el resultado no te deja disfrutar del camino y te hace cambiar los objetivos. Luego terminas y te quedas vacío, ves que el resultado paso, pero que no le aportaste nada a los jugadores y que no disfrutaste el tiempo que estuviste con ellos.
Prefería generarles ilusión por el futuro.
 
De tu paso por el Torremolinos juvenil ¿de qué momentos te sientes más orgulloso?
Más que de momentos, me siento orgulloso de los grupos de jugadores que he tenido, de los valores que han demostrado como jugadores y como personas, de la humildad que han tenido con los rivales, y del respeto a compañeros, al contrario y a los árbitros. En esto me quedo con un comentario de un árbitro que me daba la enhorabuena por como habían cambiado en actitud estos jugadores. Para mi esto ya me hace estar orgulloso.
Me siento orgulloso de mi relación con todos los entrenadores con los que me he enfrentado en estos años. Tengo que reconocer que el nivel ha sido alto y esto es buena noticia para el futbol sala. Aprovecho para desearles suerte a todos para el futuro.
Por supuesto, me siento orgulloso de mis dos cuerpos técnicos en estos 3 años. Me han mejorado mucho y además he disfrutado grandes momentos fuera de lo deportivo.
Por último me siento orgulloso de mi sponsor en estos 3 años, SET Torremolinos, a través de Esteban Prieto. No solo el la aportación económica, fundamental, sino por como se ha implicado con nosotros y por todo lo que nos ha dado.
En definitiva, me siento orgulloso de todas las personas que he tenido a mi alrededor.
 
¿Cómo ves que de nuevo el sur tenga grupo único en la categoría juvenil?
Desde el punto de vista deportivo, es un paso adelante porque está claro que subirá el nivel. Pero no se si en lo económico lo podrán sobrellevar, y que esto no perjudique la competición. Los equipos tienen que valorar si tienen los recursos necesarios para competir en esas condiciones y si no tienen seguridad deben decirlo, para que luego la competición no salga perjudicada e incluso el efecto sea negativo.
 
¿De cara al futuro tienes a la vista algún nuevo proyecto en los banquillos?
Ahora mismo no. Los motivos de dejar Torremolinos es los que te decía antes, por lo que no he pensado en nada más. Tampoco tengo una prioridad por seguir entrenando. Si llega algo interesante lo valoraré.
 
Tu relación con el Zorro de la Costa del Sol es bastante buena ¿Te ves algún día formando parte del cuerpo técnico de UMA Antequera?
Mi relación con Moli es muy buena. Supongo que te refieres a él. Es buena porque tenemos la misma idea deportiva. UMA ha decidido apostar por la cantera de Málaga y es una gran decisión. Moli sabe que puedo aportarle, y yo se que puedo aportarle. Las ideas son claras y nos entendemos.
Si hay opción de seguir trabajando juntos, lo haremos. Para mí formar jugadores para que puedan tener opciones de jugar en el primer equipo de la UMA es de los proyectos que más me atraen.
UMA está haciendo un buen trabajo y este año lo ha demostrado. Además están apostando por gente joven. Seis jugadores juveniles han entrenado toda la temporada con el primer equipo, tres de ellos han debutado en partido oficial. Ocho jugadores han terminado entrenando con el primer equipo. El proyecto es un éxito, si lo pueden continuar es un acierto, y si yo puedo estar en él, estaré.