¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Actualidad / Real Betis Futsal

Hace muchos años, a los que ahora peinamos cana, los mayores nos contaban este absurdo y estúpido cuento.
 
Abuelo: ¿quieres que te cuente el cuento de la buena pipa?
Niño (con alegría, porque entonces no había ni TV, ni Internet, ni siquiera móviles: ¡Síiiiiiii!
Abuelo: No te he dicho que digas Síiiiii, sólo te he preguntado si quieres que te cuente el cuento de la buena pipa.
Niño (dubitativo suelta un lacónico): no
Abuelo: Vamos a ver, yo no te digo ni que SI ni que NO, sólo quiero saber si quieres que te cuente el cuento de la buena pipa.
.... y así una y otra vez... hasta que el niño terminaba llorando o enojado por no poder escuchar ese cuento y notar que se mofaban de él.



Algo similar es lo que está sucediendo en el Real Betis Futsal, y por el momento entre el SÍ, y el NO, la situación es como la del cuento.
 
Han transcurrido 11 jornada de competición, y el remozado equipo verdiblanco que por presupuesto debería de estar compitiendo por el ascenso directo en una liga donde el tuerto es el rey, está situado a 6 puntos de la posición de privilegio, a 3 puntos de la quinta plaza, y a 2 puntos de la zona play off que conceden dos equipos que permiten que el tuerto brille (los equipos filiales).
 
Con 19 jornadas por disputarse en liga regular estos números no deberían ser ningún serio obstáculo si el equipo de las trece barras no estuviera inmerso en “El cuento de la buena pipa”.
 
El pasado año por estas fechas, Carlos Pareja, que acababa de aterrizar en el proyecto Betis, tuvo que usar la guadaña  para limpiar un vestuario corrosivo. Se firmaron jugadores con miras a la presente temporada como Miguel, Raúl Gómez y Rubén Cornejo, pero que tampoco lograron que el equipo entrara en play off ni como séptimo.
 
Tras el fiasco (16-17), toca mirar con ilusión la presente temporada –como el cuento de la buena pipa- con el mismo entrenador que con creces había demostrado no estar a la altura de las exigencias del club. La renovación fue una apuesta del director deportivo, que mientras no se demuestre lo contrario le ha salido rana. A las incorporaciones de invierno se unieron en verano los Chano, Eric García, Ivi, Raúl Jiménez, Bermusell y Jorge Bellvert. Fichajes que ya hubiesen querido tener muchos de los equipos que hoy están en la clasificación por encima del equipo bético.
 
Entre el Si y el NO, del abuelo al niño, en este Betis todo son escusas. Que si las lesiones –todos los equipos las tienen-, que fallamos mucho, y que los rivales son muy bueno y un empate nos vale, la vida sigue igual. Lo que importa es cobrar el día 30, y el resto…. hay que confiar que se presente una buena virgen como lo hizo en partidos como contra Bisontes y Rivas.
 
La realidad es la que es. Las lagunas ya superan los buenos momentos de juego, la plantilla no cree en un entrenador que tiene un discurso pobre, le faltan recursos para tomar decisiones, y es cobarde. Sería interesante saber lo que piensan los jugadores más jóvenes de la plantilla. Uno de ellos es internacional juvenil.
 
Es una evidencia que Carlos Pareja la cago cuando renovó a José Vidal. Nadie es perfecto. Creemos que con la confección de la plantilla hizo un buen trabajo. Ahora solo falta que en las 19 jornadas que restan se confirme. Pero esto solo lo sabremos, si de una puñetera vez se cierra el libro de “El cuento de la buena pipa”.
 
Fran Gago