¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Crispi / UMA Antequera

 

La tropa verde marcha a gran ritmo por los diferentes terrenos de la Segunda División sin notar la ausencia de su referente durante años, José Antonio Borrego “Tete”. El adiós del eterno 10 concedió la batuta de capitán a José Crispín “Crispi” en esta temporada. La mezcla de experiencia y juventud siempre distingue al conjunto universitario. La pérdida de potencial o calidad se suple con jóvenes talentos que cuentan con la ilusión de escribir su nombre junto al de los mejores jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Sala. La presencia de un veterano curtido en mil batallas aporta un impulso extra para imprimir un carácter ganador en cada una de las pugnas por tres puntos en una competición trepidante.

Crispi, cierre de 39 años, luce por séptimo ejercicio consecutivo la armadura universitaria (2010/2011 – 2017/2018). Antes también la defendió durante una campaña que le permitió ir a jugar a Zaragoza y regresar posteriormente a su tierra. El 6 asume a la perfección su rol de guerrero. Defiende con voracidad, inunda a sus compañeros de intensidad en cada lance del partido y actúa de referente por su gran lectura del juego. Este jugador es un privilegio para cualquier técnico. Manuel Luiggi Carrasco “Moli” sabe que tiene una prolongación en el parqué que ejecuta todas sus indicaciones. El malagueño no solo destaca en la inmensa labor que realiza, sino que lanza la estrategia y cuenta con tres goles en su casillero. En la última jornada en Noia marcó un doblete. El primero de esos dos tantos fue una auténtica obra de arte. Levantó la cabeza en la línea meridional de la cancha y picó el balón a la misma escuadra al pillar a contrapié y un poco adelantado al portero.  

Un marcador de 0-8 aumentó la confianza de una plantilla fiel a un estilo concreto de juego. Se logró un golpe de autoridad lejos de suelo antequerano en la antesala de uno de los enfrentamientos más complejos del campeonato. “Sabemos que ningún partido es fácil. La visita a Noia era complicada, nos lo pusieron muy difícil, sobre todo en la primera parte, y el equipo trabajó, defendió bien, fue capaz de aprovechar esos minutos de inicio del segundo tiempo para irse en el marcador y, a partir de ahí, dominar el encuentro. A nivel de sensaciones, el grupo está bastante bien y estas victorias frente a Betis y Noia nos dan mucha confianza para afrontar la recta final de la primera vuelta”, resalta el capitán.

El traspié en Mengíbar (3-2) supuso el fin a una magnifica racha de resultados. La derrota entra en las cábalas de una Liga tan igualada, pero dejó un mal sabor de boca en el vestuario al producirse por una equivocación en la recta final del envite. “El partido de Mengíbar lo teníamos bastante controlado. Sí es verdad que en la segunda parte nos faltó un poco de verticalidad y ser más ambiciosos. Se nos fue por un pequeño detalle, un error nuestro, y aprendimos de ese fallo. El equipo ha madurado y lo hemos demostrado en esta salida a Noia. Esperamos seguir por este camino de competir bien y, en especial, ahora que tenemos un rival complicado en casa. En el Argüelles no debemos dejarnos puntos, ya se nos fueron dos contra Rivas y deseamos que no se nos escapen más de aquí al final de la primera vuelta”, acentúa.

"Contra Valdepeñas lo afrontamos con muchas ganas e ilusión para ser capaces de sacar una victoria"

El líder del CD UMA Antequera asume la dificultad del reto liguero de esta semana y avisa de que están preparados para demostrar su valía. “Valdepeñas tiene un grandísimo equipo. Este año se ha reforzado muy bien, ha invertido en jugadores importantes de la Segunda División y también de Primera. Ha fichado un gran portero como Mendiola y, a partir de ahí, ha estructurado su plantilla. Va a ser un partido complicado, difícil, pero nosotros tenemos mucha confianza, competimos de forma adecuada y en casa nos estamos haciendo fuertes. Afrontamos el partido con muchas ganas e ilusión y hay que trabajarlo a nivel defensivo para ver si somos capaces de sacar los tres puntos. Es cierto que no va a ser fácil, aunque ellos pensarán lo mismo”.

Los bloques sólidos lucen un gran entramado defensivo como el de la escuadra antequerana. Un buen esfuerzo de la zaga conecta al portero y propicia mejores situaciones de finalización en área contraria. “En algunos partidos de fuera hemos bajado la intensidad, pero en casa la hemos mantenido y hemos hecho una constante de estar muy bien e intensos desde primera hora y durante los cuarenta minutos. A los equipos se les ha hecho eso un poco largo. Tenemos que insistir en esa intensidad teniendo en cuenta que ellos poseen algunas individualidades buenas; presiona arriba esa primera línea de presión, es complicado superarla y la movilidad es fundamental, al igual que cometer los menos errores posibles para intentar llevar el choque a nuestro terreno y conseguir los tres puntos en el Argüelles”, destaca el 6.

Si hay una voz capacitada para hablar de la nueva aventura en la categoría de plata es la de Crispi. Además de explicar cómo asumió la capitanía, destaca que de nuevo hay un plantel capaz de pelear con cualquiera. “Un poco triste porque se fue mi amigo y compañero Tete, no obstante, lo afronté  con responsabilidad e ilusión y sabía que portar el brazalete del UMA Antequera conlleva ser responsable, competir bien y fomentar el fair-play que es nuestra filosofía. Me están respetando las lesiones, aunque el otro día tuve un pequeño problema en el isquiotibial y espero estar recuperado para Valdepeñas. A nivel personal me encuentro bien y sumando al equipo que es lo importante. Con respecto a los jóvenes estoy muy contento. Los chavales que estaban el año pasado han madurado bastante, compiten mucho mejor y los refuerzos se han adaptado perfectamente, están sumando y eso es lo que nos hace ser un bloque fuerte. La fuerza del grupo hace que estemos arriba”.