¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

David Velasco / UMA Antequera

El Pabellón Fernando Argüelles se quedó asombrado en la última jornada con uno de sus jugadores. Los aficionados asistieron a un espectáculo de magia realizado por David Velasco. El ala natural de Málaga se colocó una capa verde a la espalda para iniciar trucos asombrosos con el balón pegado a su pie izquierdo. La magnífica defensa del FS Valdepeñas, sin dejar ningún espacio, demandó una solución diferente por parte de Manuel Luiggi Carrasco “Moli”. El técnico entregó más responsabilidades en uno de sus diamantes. La respuesta fue inmejorable. El 8 cambió el signo del encuentro al aportar el desborde necesario para desestabilizar los cimientos del entramado defensivo diseñado por Leo Herrera con 0-2.
 
Davilillo, como cariñosamente se le conoce en el vestuario universitario, avisó de su inmenso talento en una jugada previa a la del 1-2. Recibió pegado a la línea de banda, se arrebató del marcaje de su defensor con un doble quiebro y encaró la portería. El camino al gol le deparó dos oponentes más, un jugador azulón y el portero Mendiola. El malagueño pisó el cuero con su pie más preciso dejando a ambos en el suelo antes de rematar con la derecha. El público se levantó de sus asientos a aplaudir la jugada, aunque se llevó también las manos a la cabeza al comprobar que el remate acabó en el lateral de la red. Una pena que esa fantástica argucia no terminara en gol.
 
Moli manejó una vez más a la perfección los tiempos del partido. Movió a su plantilla hasta que explotó todos sus recursos en busca de un óptimo resultado. En los compases finales del duelo, en el 37’, el 8 recogió una pelota suelta tras la disputa de Conejo con Iván Quintín. Varios adversarios intentaron evitar sin acierto una brillante asistencia a Dani Aguilera. Al primero lo dejó atrás iniciando una firme carrera al área, al segundo lo desorientó con una vertiginosa ruleta y, al tercero, que se lanzó a la desesperada, acabó tendido en la cancha a causa de un efectivo gesto técnico con el que se cambió el balón de pie y habilitó a su compañero en el segundo palo.
 
“Fue un partido muy difícil, ya que se nos puso cuesta arriba. Sabíamos que Valdepeñas era un equipo fuerte y se fortaleció más con el apoyo de su gente desde la grada. Estuvimos peleando hasta el final por la remontada. Gracias a nuestra afición y el empuje de todos los compañeros pudimos empatar en los últimos minutos”, analiza Davilillo, que con su asistencia inició una gran remontada, al mismo tiempo que demostró su rol en el conjunto.  “Estoy muy contento en el UMA Antequera. Mi papel es ganarme los minutos en la pista y convencer a Moli de que puedo seguir dando más al grupo. Aporto desequilibrio, juventud, uno contra uno; quiero ayudar en lo máximo posible para optar por todo esta temporada”.
 
Las acciones anteriormente descritas definen a David Velasco como un jugador dotado de una calidad infinita en el uno contra uno. Bajo las órdenes del entrenador del cuadro malacitano ha pulido sus virtudes en beneficio del grupo. Con una temporada de experiencia en la categoría de plata, lee mejor las situaciones de los encuentros en las que debe encarar o no, en qué zonas su juego es más productivo y dónde no puede asumir demasiados riesgos. La juventud es su principal motor para seguir evolucionando. Mirar a portería con más continuidad supone una de sus asignaturas pendientes. En este curso ha marcado un tanto ante el FSD Puertollano y, en el anterior, logró anotar cinco en la fase regular.
 
Un rival del que guarda gratos recuerdos el ala no es otro que el oponente de esta semana, ElPozo Ciudad de Murcia. La visita en el ejercicio pasado se saldó con una diana y un triunfo contundente (2-7). En esta ocasión, el desplazamiento se antoja aún más complejo al encontrarse como primer clasificado de Segunda División. Los pupilos de Josa González disponen de mucho potencial, además de la motivación extra que supone poder entrar en las convocatorias del primer equipo. “Sabemos que el filial de ElPozo es un gran equipo. Muchos jugadores han competido ya en Primera División, además van primeros en la clasificación. Vamos a Murcia, mentalizados de que es una cancha difícil, a por todas e intentar conseguir los tres puntos”, recalca.