¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Dani Ramos / UMA Antequera

La unión hace la fuerza. El CD UMA Antequera ocupa una de las primeras posiciones de la clasificación en Segunda División por la contribución de cada uno de sus jugadores para que el colectivo brille en la batalla por la victoria ante adversarios de mucha enjundia. Dani Ramos supo enrolarse desde el primer día en la dinámica de  un grupo joven con ganas de ampliar los registros competitivos del club en un segundo escaparate del fútbol sala nacional más atractivo. Manuel Luiggi Carrasco “Moli” le trasladó la filosofía de juego y no tardó en aplicarla en el 40x20. Da gusto comprobar la rapidez de resolución de un debutante en la categoría de plata.
 
El 9 verde no tardó en postularse como un alumno aventajado capaz de adaptarse a contextos de partidos muy diferentes a los que tenía acostumbrados en su anterior etapa en el Peligros FS. El rendimiento que ofreció desde la primera fecha del calendario se alineó a una regularidad reseñable, sabiendo hacer autocrítica en los días más buenos y en los menos, pero sin dejar de lado los atributos que llevaron al entrenador malagueño a abordar su fichaje en el pasado mes de agosto: visión de juego, dinamismo, verticalidad, entrega defensiva y resolución ofensiva. El ceutí contagia ilusión durante su estancia en la cancha, a la vez que se coloca la armadura de un guerrero deseoso de imponer su fuerza en la pugna por los tres puntos.
 
La incorporación del plantel verde en este curso ya tiene ubicado su hueco en la rotación y espera su momento para contribuir en la buena racha de resultados ligueros. El pasado viernes anotó un gol importante en el duelo con el líder, el FC Barcelona B Lassa. Un zurdazo, tras un brillante control orientado, ayudó a certificar la victoria en un  encuentro planteado y ejecutado a la perfección. “Creo que hicimos uno de los mejores partidos de la temporada. En Barcelona también realizamos un encuentro muy completo, pero nos faltó aprovechar las ocasiones y traernos los tres puntos que se nos escaparon en el último minuto. El viernes volvimos a jugar un gran choque tanto en ataque como, sobre todo, en defensa, no les dejamos respirar y pudimos conseguir ese triunfo que se nos esfumó allí”, declara.
 
Un gran desafío se aborda a través de una detallada planificación. Los chicos de Moli supieron canalizar las ganas de salir vencedores frente a un oponente nada fructífero en el cuidado de los pequeños detalles. “Sabíamos del potencial del Barcelona, de sus características y que para ganar había que hacer una defensa muy asfixiante durante todo el partido, mantener un ritmo muy alto y, en ataque, la idea era aprovechar las ocasiones que tuviésemos. El equipo fue capaz de darle la vuelta a un gol en los primeros diez segundos y luego nos empataron después de hacer lo más difícil que era remontar. Al final, en la segunda parte, desplegamos muchísimo más juego ofensivo y las oportunidades fueron muy abultadas y quizás el resultado pudo haber sido mayor”, asegura el ala-cierre.
 
Dani Ramos se muestra satisfecho con la imagen del cuadro antequerano en el segundo tramo de la competición. Las derrotas en la recta final del 2017 contribuyeron a trabajar todavía más duro y ese esfuerzo empieza a recoger los frutos tal y como indica. “Este año, por lo que se ve, la Liga está muy competida por la parte de arriba y cualquier equipo que encadene dos jornadas ganando, pega un salto hacia arriba; y, del mismo modo, si uno pierde puntos, baja puestos con facilidad. Llevamos tres jornadas de este 2018 y de la segunda vuelta, las tres se cuentan con victoria y este es el camino a seguir. Nuestra filosofía es la de ir partido a partido tratando de centrarnos en el siguiente encuentro y competir siempre para ir pasito a pasito sumando puntos”.
 
Cada cita de la fase regular del torneo guarda un aliciente especial. Este sábado, a las 19.00 horas, la visita al Parque Sureste crea una posibilidad importante de revertir el envite de la cuarta jornada y sumar puntos en la cancha del club que marca ahora mismo la zona de play-off. “Rivas es un equipo importante que ya demostró en Antequera de lo que es capaz con jugadores de mucha calidad, muy atrevidos, se muestran en la pista con descaro y son buenos finalizadores. Fruto de ello fue el resultado tan abultado del partido que se vio aquí con un 6-6. Allí en su pista es difícil, los rivales suelen sufrir siempre. Un conjunto que, pese a estar durante gran parte de la primera vuelta a punto de entrar en el zona del play-off, ya está de nuevo arriba y va a ser muy complicado de batir”, explica el dorsal 9.
 
Los goles ayudan a coger moral de cara a acelerar la integración en un estilo muy definido de juego. El jugador ceutí del CD UMA Antequera ha tomado nota de ello y, en los 18 compromisos disputados, ha sido capaz de mandar el balón al fondo de las mallas hasta en 9 ocasiones. “La adaptación al equipo ha sido buena, los compañeros y el cuerpo técnico lo han hecho fácil, no solo a mí, a todos los nuevos que hemos llegado. Lo que siempre intento aportar es intensidad defensiva, ayudar a hacer esa presión que tanto incomoda a los rivales y estoy viendo portería en bastantes partidos. Ojalá pueda seguir colaborando con esa actitud a la hora de defender, aportando ganas e intensidad y que los goles sigan llegando”, detalla.