¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Alberto Baena / UMA Antequera

El CD UMA Antequera puso fin a una racha de tres triunfos consecutivos el pasado sábado 3 de febrero en el Parque Sureste. Un mal inicio de partido, unido a una cita en la que los jugadores no ofrecieron en la pista las mejores prestaciones, añadió a la pelea por el play-off al CD Rivas Futsal. Los madrileños ya ocupaban un puesto en esa zona privilegiada y salir vencedores de este duelo propició que se acercaran a solo tres puntos de los universitarios en la clasificación. Otro club más se une a una apretadísima parte alta de una Liga de lo más emocionante. La distancia entre los candidatos a subir directamente a Primera División o en una fase de ascenso es prácticamente escasa, lo que convierte cada partido en una final hasta el término de la temporada regular.
 
Un entrenador, en un compromiso en el que el plan preparado se tuerce, agradece comprobar que no se equivocó en la apuesta por un jugador al que vislumbró un alto rendimiento en su plantilla. Manuel Luiggi Carrasco “Moli” certificó en la anterior jornada que puede extraer mucho fútbol sala de las botas de Alberto Baena Priego “Cala”. El 7 asumió la responsabilidad de transmitir energías extra a sus compañeros para darle la vuelta a un marcador adverso. Defendió con una intensidad admirable, no dejó de correr ni un instante e intentó arreglar el desacierto ofensivo atreviéndose al uno contra uno, precisamente en este tipo de acción logró marcar su segundo gol con la casaca verde. Fijó a su defensor en banda, lo dribló y colocó el cuero en el pico más elevado de la portería.
 
Cala, nombre deportivo de un cierre cordobés nacido en Berna (Suiza), se postula como una solución inagotable para el técnico dentro de una escuadra en la que es necesario que todos se desenvuelvan en la cancha con la mayor precisión posible. La labor defensiva la cumple a la perfección y en ataque, poco a poco, adquiere más confianza. El crecimiento de este jugador, en especial por lo ofrecido en la pasada cita en Rivas, ayuda a dejar en un mal recuerdo el traspié liguero. “Una derrota dura de la que debemos aprender. No nos pueden hacer cuatro goles en doce minutos e ir todo el encuentro a remolque. De esto es lo que tenemos que aprender y centrarnos en el siguiente partido para mejorar los defectos que hemos mostrado en el último choque”, expresa.
 
Un mal resultado trae consigo la autocrítica de un vestuario, una labor muy necesaria en la consecución de grandes metas. Si el cuadro verde aspira a mantener su fuerza en el pulso por las mejores posiciones en Segunda División, debe tropezar y levantarse con ganas de practicar un fútbol sala más efectivo durante los siguientes compromisos. “Desde ya tenemos que estar con la mente puesta en Elche; un partido, como todos los de la categoría, muy duro, aunque conseguimos allí en la ida una victoria bastante holgada, este rival nos puso las cosas difíciles y debemos afrontar el partido como otra final para coger de nuevo una dinámica positiva como la que ya traíamos hasta la jornada de Rivas”, apunta el cierre.  
 
Al margen de que la décimo novena fecha de la competición se saldó de una forma inesperada, no pasa desapercibido que el crecimiento de fichajes como Cala se debe a que el bloque sintoniza la frecuencia de disfrutar y dar el máximo en todos los escenarios. “Cada vez me estoy sintiendo más cómodo y con más confianza y eso es gracias al equipo”, indica. Asimismo, el cordobés remarca el nivel tan alto detectado en su primera aparición en la categoría de plata. “No me sorprende. Todos los equipos se están ganando entre sí y nuestro objetivo debe ser entrar en play-off, en eso pensamos únicamente”.