¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Actualidad / Real Betis Futsal

La renovación de Daniel Ibañes por el Betis subiendo su status dentro de la casa verdiblanca puede que haya sorprendido a propios y extraños tras no lograr del objetivo del ascenso, y por lo visto en el terreno de juego. Aunque llegar a la gran final de play off y no lograr el objetivo, haya sido una decepción para los béticos tras la imagen que dio el equipo ante UMA Antequera, rival que lo supero en todas las facetes del juego en 80 minutos,  de forma personal me rindo ante el de Sao Paulo por ser un tío ‘vivo’ –los que a mí me gustan- de los que saben moverse  hasta por los pasillos del Benito Villamarín para defender sus intereses.
 
El hispano-brasileño recalo en 6 de febrero para hacerse cargo de un Betis que daba pena verlo. Tras 11 jornadas de liga cosecho siete triunfos, un empate y tres derrotas.  Estos resultados permitieron la clasificación del Betis como séptimo  a los play-offs de ascenso por primera vez en la historia e incluso se quedó a un paso de dar el salto a la máxima categoría tras superar la primera eliminatoria en dos partidos ante Burela.  En estos cuatro meses me quedo con la fortaleza que género el equipo en casa donde su juego a latigazos sumaba triunfos, donde se hizo muy fuerte. Todo lo contrario fue lejos de Amate logrando solo dar un puñetazo en la mesa en Burela cuando las urgencias lo ahogaban en liga y en el play off. Fuera de casa más flojo que el tabaco holandés.  En su ‘debe’ tiene que el equipo no ha tenido un patrón de juego que lo identifique, manteniendo el pésimo trabajo de su antecesor en defensa.
 
En cualquier club este recorrido hubiesen dado para comenzar un nuevo proyecto con otro técnico. En el Betis que es un club ‘diferente’ y la habilidad de Daniel Ibañes, de la no renovación se ha pasado a “PODER ABSOLUTO”. El hispano-brasileño parte de cero, tiene facultades para dar bajas y firmar. Confiemos  que al Betis no tengamos que comenzar a llamarle “PRONEO FS”.  
 
La tarea no va ser fácil, y a partir de hoy no se podrá decir la típica frase defensiva “el grupo  que entreno  es el legado que recibí”. La plantilla y cuerpo técnico lo va diseñar Daniel Ibañes, tampoco tiene que olvidar los equipos filiales de Segunda B y División de Honor Juvenil, en lo que también hay que modificar para comenzar a crecer de una puñetera vez. Los jóvenes sevillanos y del resto de provincias andaluzas deben tener la ilusión de jugar en el Betis, y eso hasta el momento brilla por su ausencia.
 
A Daniel Ibañes le deseamos lo mejor, que también lo es para los béticos. Su arte en defensa de sus interese  lo ha puesto en parrilla de salida donde entre los grandes objetivo debe estar cerrar una plantilla de hombre y no nombres. El Betis tiene que ser un equipo, algo que  en Sevilla hace mucho tiempo que se desconoce.  Suerte míster, en decisiones que deben ser solo tuyas.
 
Fran Gago