¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Formulario de acceso

De Entrenador a Entrenador / por Pedro T. Cuadra (1)

Lleva cerca de 22 años ejerciendo como entrenador, en diferentes etapas y en diferentes clubs.  Comenzó entrenando equipos de base. Los primeros años combinándolo como jugador y al terminar como jugador, ya de forma exclusiva, primero en un equipo juvenil y al poco tiempo con seniors. Como entrenador de equipos senior he estado en los clubs de Montmeló, Vilassar, Natació Sabadell, Manresa y actualmente en Pallejà. Ha tenido muchas vivencias y se siente muy orgulloso de los seis ascensos conseguidos, especialmente en la etapa de Montmeló donde consiguió tres ascensos con el equipo senior. También le aporto una gran experiencia de entrenar en Plata a Vilassar y competir allí durante varios años por el campeonato de la antigua Nacional A. Y en estos últimos años, poder disfrutar de una final a cuatro de la Copa Catalunya con Manresa, y por supuesto el último ascenso con su actual equipo el Pallejà FS. Este personaje es Paco Cachinero.
 
Si pudieras volver atras, y hacer balance hasta el día de hoy, ¿con qué decisiones te quedarías y cuáles cambiarías?
Te puedes imaginar que son muchísimas las decisiones que se toman como entrenador. No tan sólo en el ámbito de trabajo con tu propio club y equipo, sino también las relacionadas con los proyectos que recibes, con lo que te gustaría desarrollar o con los que estás viviendo.
En general, he tomado decisiones con las que me he sentido bastante satisfecho. Los proyectos de cambio o continuidad en los clubs en los que he estado, me han aportado siempre muchísimo. Quizás me hubiera gustado participar de algún proyecto de alta competición, pero la vida personal y profesional también influyen en tus decisiones.
 
 ¿Qué te ha aportado, en cualquier ámbito, esta profesión?
Uno de las cosas que más me enorgullecen de ser entrenador es haber podido conocer a tantas y tantas personas relacionadas con nuestro deporte, y especialmente a tantísimos compañeros entrenadores con los que comparto tantas afinidades y que algunos se han convertido en amigos de verdad.
Por otro lado, la dirección de un grupo de personas y poder trabajar con ellos para alcanzar retos, te exige una responsabilidad con la que me siento muy a gusto.
 Y cada vez más, sobre todo por haber ido acumulando experiencias, me encanta poder compartir conocimientos sobre futsal, tanto como profesor en los cursos, como a través de otros medios.



 

Cómo cualquier deportista, la evolución y mejora han de estar presentes en la carrera de un entrenador. ¿En qué crees que se basa esa evolución?
Sin dudarlo, en la formación.
El concepto de formación es muy amplio para mí, y abarca tanto desde las vivencias que adquieres en los diferentes proyectos deportivos, la riqueza teórica de los cursos reglados que todos los entrenadores necesitamos realizar, y por supuesto en el intercambio de información y conocimientos que se producen participando en eventos, en charlas, en mini-cursos o en congresos de entrenadores.
Poner en situación lo que piensas, contrastar ideas, observar cómo piensan o actúan otros compañeros, tiene un alto valor para mí. La formación continuada debe existir siempre, porque de todo y de todos podemos aprender.
 
¿Es posible vivir de esta profesión en el deporte del futbol sala?
La realidad nos dice que hay entrenadores de primer nivel que pueden vivir exclusivamente de su profesión, pero lamentablemente son tan sólo una minoría.
El nivel de profesionalización en el fútbol sala es muy bajo. Y para el entrenador, la profesionalización, entendida como la capacidad de vivir exclusivamente de los ingresos recibidos por su trabajo como tal, es más bien un riesgo que no un proyecto de vida.
Los proyectos de trabajo que intentan aportar mucho mayor valor a nuestro deporte, especialmente en España, como por ejemplo el crecimiento de la LNFS, están siendo realmente importantes, pero debemos seguir creciendo y haciendo mucho más prestigioso a nuestro deporte.
En el ámbito de los entrenadores, somos nosotros mismos los que debemos darle valor a nuestro trabajo y colaborar para que nuestra profesión se pueda convertir algún día en una profesión exclusiva para muchos.
Tenemos que trabajar y crecer como colectivo unido para que aspectos tan importantes como nuestros contratos, nuestro prestigio y nuestras retribuciones, estén reguladas y valoradas en la misma línea en la que va a ir creciendo nuestro deporte.
 
¿Cuántas horas le dedicas semanalmente? ¿Desconectas?
Como ya he dicho, profesionalmente no me dedico a entrenar, por lo que le dedico menos horas de las que me gustaría cuando vives algo con pasión.
Haciendo cálculos, debo dedicar en exclusividad unas 10 o 12 horas de media a la semana a todo lo que significa ser entrenador.
Si, tengo que desconectar porque hay muchas horas al día en las que otros temas importantes requieren de tu máxima atención. Pero si es cierto que todos los días piensas como entrenador durante muchos minutos, incluso aquellos días en los que no tienes entrenamiento o partido.



 

¿Cómo lo llevan tus personas más cercanas?
A lo largo de mi vida como entrenador he intentado ajustar mi pasión y mi compromiso por entrenar con la vida familiar. Seguramente podría haber sido mejorable, pero creo que he sido ciertamente equilibrado.
No obstante, actualmente las responsabilidades de mi entorno familiar son mucho menores, y tengo la gran suerte de que mi mujer es plenamente cómplice conmigo en mi faceta de entrenador. Me ayuda, me acompaña y lo disfruta.
 
Ahora lo técnico. A grandes rasgos ¿cómo distribuyes y organizas tu trabajo a lo largo de una semana standard de competición? ¿Cuántas sesiones y qué preparas para cada una?
Comenzando por el final de la semana, suelo dedicar bastante parte del sábado y domingo a preparar el partido de ese mismo fin de semana. Al acabar el partido lo veo en video y analizo los detalles con los que preparar elementos de trabajo para el corto y medio plazo. A continuación, preparo las sesiones de entrenamiento que realizaremos durante la semana, en las que intento incluir aspectos concretos del próximo enfrentamiento, sobre todo si dispongo de un video del rival.
Aunque casi siempre he trabajado tres sesiones a la semana, durante esta temporada trabajaremos con un programa de dos sesiones semanales de forma permanente. Previamente a la sesión, suelo repasar la misma para refrescar aquello que considero más importante en el trabajo del equipo o de cara al próximo partido.
Procuro que mis sesiones mantengan el criterio de la planificación global, es decir, incluyo aquello que definí en la planificación como estilo de juego, pero ajustándolo siempre tanto a la evolución del equipo, como a lo que creo que podemos necesitar para el próximo enfrentamiento.
 
¿Qué buscas en tus compañeros de tu equipo técnico?
Pues, criterio, complicidad, respeto y trabajo en equipo. La figura del entrenador es una figura en soledad con bastante frecuencia. Debemos tomar decisiones que tal vez no todos entienden y tenemos que gestionar muchos momentos de tensión, por lo que la colaboración de un buen compañero técnico en el equipo es vital, especialmente si aporta parte o todo de eso que es importante para mí.



 

¿Qué importancia le das al papel del entrenador en el proyecto de un club?
Si hablamos de un primer entrenador en un equipo de nivel medio o alto de competición, para mí es fundamental.
Los clubs suelen estar dirigidos por personas realmente implicados y comprometidos con el proyecto, pero con poca experiencia deportiva y de gestión, y a veces muy condicionados por factores diversos.
En cambio, el entrenador, además de su propia experiencia como deportista, posee los conocimientos y la formación para ser un referente en muchos aspectos de la gestión de un club. No sólo en los deportivos, sino también en la orientación social, organizativa o técnica que un club debe desarrollar.
Bajo mi punto de vista, los clubs deberían apoyarse mucho más en los conocimientos del entrenador para el desarrollo de muchos de los proyectos.
En muchos clubs se banaliza la figura del entrenador y se le prestigia muy poco, considerándolo como un simple responsable de los entrenamientos y los partidos.
 
Si vemos un equipo jugar ¿Qué nos haría identificar que es el tuyo?
Intento que mis jugadores aprendan y se identifiquen con el tipo de juego que me gusta realizar. El estilo de juego que un entrenador desea desarrollar no siempre es totalmente posible, pues como sabemos, el estilo está condicionado por múltiples factores. Pero la intensidad, la velocidad, la organización y la competitividad son aspectos generales que intento que estén siempre muy presentes en los partidos que disputamos.
 En cuanto a aspectos tácticos, me gusta que el equipo domine el juego desde la defensa, y sea creativo y rico en el juego ofensivo.
 
Es tema obligado por tu condición de Presidente, en dos líneas, cuéntanos ANEFS.
Dos líneas no permiten resumir 20 años de existencia de la Asociación Nacional de Entrenadores de Fútbol Sala (ANEFS), o lo que hacemos entre más de 600 asociados.
Pero si destacaría que considero fundamental que los entrenadores estemos unidos y agrupados en torno a un colectivo como ANEFS. No sólo porque si te consideras entrenador quieras estar junto a tus compañeros, sino porque, además, el trabajo de ANEFS está orientado a la realización de cursos y actividades formativas que ayuden al entrenador a ser mejor cada día, y también por todo aquello que realiza ANEFS para velar por los intereses del entrenador en el ejercicio de su trabajo.
Debemos seguir creciendo como colectivo, y desde aquí animo a todos los compañeros entrenadores a que formen parte de su colectivo, que es ANEFS.



 

¿Qué cambiarias de la estructura  organizativa actual de nuestro deporte a nivel nacional, y en especial lo que concierne a los entrenadores?
Como ya he dicho en repetidas ocasiones, las estructuras de gestión de nuestro deporte no se corresponden con la necesidad que tenemos de crecer y mejorar.
Hemos sido testigos de noticias muy desagradables sobre nuestros gestores. Y ello no hace más que confirmar que nuestra estructura de gestión necesita una renovación íntegra y total.
Hoy en día, una estructura asamblearia sólo garantiza la permanencia de intereses individuales y personales sobre los deportivos.
Se ha puesto a la luz muchísima información en la que queda demostrado que no existe transparencia en nuestros gestores. Que el “estás conmigo o estás contra mí” es una práctica habitual de nuestros dirigentes.
Durante muchos años hemos venido reclamando un cambio de estructuras. Que sean los deportistas los que, de una forma abierta, clara, transparente y sin amenazas, puedan elegir a sus gestores de forma directa, y no a través de representantes o asambleístas, que no representan la infinidad de matices que tiene cualquier colectivo.
Un simple ejemplo de esa gestión a espaldas del deportista, lo constituyen los frecuentes ajustes de grupos, con incomprensibles distribuciones y reducciones del número de equipos, o el último ejemplo de los calendarios de competición, donde nadie entiende cual es la razón de tanta ineptitud.
Por último, en cuanto a la gestión de los entrenadores, existe un largo histórico de reclamaciones no atendidas, como el tema de la regulación de los contratos, la necesidad de establecer convenios de trabajo, o el incomprensible porcentaje que el comité técnico de entrenadores cobra sobre los contratos de trabajo.
Realmente hay muchísimos cambios que realizar, y esperemos que algún día podamos afrontar una regeneración plena de nuestras estructuras de gestión.
 
El entrenador español, fuera de nuestras fronteras es quizás el mejor valorado, ¿A qué crees que se debe?
En general, los entrenadores españoles están muy bien valorados en el extranjero. En el caso de nuestro deporte, el alto nivel competitivo de nuestras ligas, la experiencia de muchos años de trabajo con respecto a otros países, y el buen nivel formativo que tenemos en las academias de formación de entrenadores, considero que son las principales razones para esta buena valoración.
Debemos seguir trabajando en esta línea, y como antes decía, mantenernos en el mejor nivel formativo, pues eso es lo que garantiza tu crecimiento como entrenador.
 
¿Estamos igual de valorados en comparativa con los entrenadores de otros deportes, aquí en nuestro país?
No, claro que no. Pero no es un tema tan sólo del colectivo de entrenadores. Como comentaba anteriormente, el nivel de profesionalización de nuestro deporte es muy bajo comparado con otros deportes.
En la medida que sigamos creciendo como deporte, y los entrenadores seamos capaces de coordinarnos en un colectivo que trabaje para el reconocimiento y prestigio real de nuestro trabajo, comenzaremos a ver cómo cambia nuestra imagen.
 
Pedro T. Cuadra