Pablo Lozano / CAFS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Formulario de acceso

Pablo Lozano / CAFS

Desde Pozoblanco tocando “el oro” con el título de Campeonas de España sub-17. El Presidente  de la Comisión Andaluza de Fútbol Sala de la RFAF Pablo Lozano no oculta su satisfacción por lograr, desde la humildad, el trabajo y la entrega, el título de campeonas de España sub-17 femeninas, por primera vez en la historia de la RFAF.
 
Sin embargo, este reconocimiento deportivo no es más que un estímulo para seguir creciendo desde la fuerza del trabajo en equipo -su Comisión de Fútbol Sala es clave- y la enorme ayuda de los clubes en Andalucía. Entre llamadas, contestación de email y nuevas llamadas, acepta este reto de rfaf.es como portero que es, titulado “seis metros con Pablo Lozano”.
 
Su primer título como campeona de España con la selección sub-17. ¿Qué sintió tras el pitido final?
Orgullo y felicidad. Me acordé de todas las personas que trabajan por el fútbol sala femenino desde sus clubes; del equipo de seleccionadores que han querido trabajar codo a codo conmigo; de Mery y mis compañeros de la comisión de fútbol sala; del día que Eduardo Herrera me dejó el encargo del fútbol sala como prioridad esta legislatura. Todo eso me hizo sentirme muy feliz porque no hay nada que me haga más feliz que el éxito sea fruto del trabajo de muchas personas.
 
¿Se ven las cosas desde otra perspectiva cuando llega la Copa de Campeonas a las vitrinas de la RFAF?
Se ven igual, pero con un refuerzo de ilusión y con mucho ánimo para seguir apostando por este bonito deporte y en este caso para seguir con nuestro programa de apoyo y promoción del fútbol sala femenino.
 
Complete la frase: este título es el fruto de…
Creer en un proyecto, el trabajo de las personas que aman el futsal femenino en Andalucía, planificación y rodearnos de un gran cuerpo técnico conocedor del potencial de las jugadoras que tiene esta tierra.
 
¿Este reconocimiento deportivo nacional condiciona la hoja de ruta trazada en el proyecto para el fútbol sala impulsado por Pablo Lozano?
No condiciona, sino que refuerza. Pablo Lozano es simplemente el gestor de recursos, de ilusión y respaldo al trabajo que se realiza. Soy uno más cuando los objetivos se consiguen y el único responsable cuando no se consiguen, algo que también pasa, por eso debemos tener los pies en el suelo. Eduardo me encomendó hace dos años este proyecto, el año pasado marcamos la hoja de ruta con las personas que quisieron ser protagonistas del cambio en el Congreso de Fútbol Sala de la RFAF y con total autonomía esta temporada, trabajando codo con codo la Comisión y nuestros seleccionadores. Estamos dando pasos en el trabajo y la planificación para que Andalucía esté donde le corresponde; nos queda mucho por hacer, pero estamos en el camino correcto.
 
¿Y el relevo de la sub-17 lo cogerá la sub-21 y otra vez en el camino Murcia en semifinales?
La selección sub 21 ya ha cumplido con el objetivo marcado después de su ausencia durante muchos años y era estar en una fase final. Ahora estamos trabajando para disfrutar de este momento y no poner barreras a los sueños. El potencial de clubes y jugadoras que tenemos en Andalucía nos hace soñar con tener a corto y medio plazo el título de la sub-21 femenina.
 
¿Qué parte de “culpa” tiene Eduardo Herrera en este éxito histórico del fútbol sala femenino sub-17?
Tiene la culpa de iniciar el sueño y darme herramientas para soñar. Si Eduardo no hubiese priorizado en mi persona este proyecto, no sé si se estaría haciendo mejor o peor, pero diferente seguro. A raíz de eso, hemos escuchado a la familia del Futsal Andaluz; hemos apostado por subvencionar equipos federados; crear competiciones femeninas; crear Copas de promoción en las categorías base; recuperar la Copa de Andalucía femenina; apostar por la categoría andaluza sénior femenina, y dar pasos importantes para que se pueda trabajar bien en la concentraciones y entrenamientos preparatorios de los campeonatos.   Todo esto hace que la familia del Futsal femenino se ilusione en Andalucía y se sienta participe de este proyecto que es de todos, no de Pablo Lozano ni de la Comisión de Fútbol Sala de la RFAF.  
 
Diego Jiménez / RFAF