¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Formulario de acceso

Actualidad / CNFS

Es una satisfacción para nuestro deporte que Luis Rubiales tras ser proclamado presidente de la RFEF, en todos sus discursos y comparecencia ante los medios de comunicación haya tenido presente  que entre sus objetivos está el mejorar el futbol sala. Las bases pasan por tratarlo con el mismo entusiasmo y recursos que se le da al fútbol, y no utilizarlo como pago de voluntades, algo muy habitual en los años que Ángel María Villa fue presidente. El presidente Rubiales no debe de defraudar a un deporte que lo ha apoyado al 100% ni dejarse utilizar por algún que otro voto asambleísta.
 
Si el presidente Rubiales tiene el deber y compromiso de dar cariño a nuestro deporte, el CNFS que preside Pedro Rocha –con la bendición del nuevo presidente- tiene el compromiso y obligación –para eso han aceptado- de dar un giro de 180º a un deporte mal tratado en todas sus extremidades.
 
Pedro Rocha el pasado 26 de febrero de forma oficial colocaba como coordinador del CNFS a José Miguel Calle, como responsable de Segunda B y División de Honor Juvenil a Luciano Herrero, como responsable de las competiciones de clubes  Femenina a Pablo Lozano, como responsable de los Campeonatos de España de Selecciones Territoriales a Alfredo Rodríguez, como responsable de las categorías bases a Juan Abellán y como responsable de la página web a Gonzalo de Azkarate.

 

 

 

Desde que el pasado 25 de octubre Pedro Rocha fuese nombrado por Juan Luis Larrea como presidente del CNFS, era lógico que su mirada estuviera puesta en la fecha de las elecciones a la presidencia de la RFEF, una vez que nunca oculto que se postulaba por la candidatura de Luis Rubiales. El extremeño tuvo dos huevos saliendo del armario a sabiendas que si hubiese ganado Larrea, sus días como presidente del CNFS estaban contados.
 
En un antes y un después; el “antes” no ha enamorado, y el “después” aún está por ver.  Pedro Rocha entrego las llaves del cortijo a José Miguel Calle -currante donde los haya- y al resto; zoletas, cestos y rastrillos. La sensación que tengo  es que el bueno de Calle quiere ordeñar las vacas, labrar la tierra, dar de comer al ganado y llevar las cuentas. Ahora que llegan momentos de planificación estoy deseoso de ver trabajar a Luciano Herrero, Pablo Lozano y Juan Abellán. Si van a tener en sus manos herramientas de labrar o se la quitan. En cuanto a Alfredo Rodríguez no sé porque narices esta “colocado” como responsable de las Competiciones de Selecciones Territoriales, cuando ni esta, ni se le espera, ni da sensaciones de que se le quiera. En cuanto a Gonzalo de Azkarate, situarlo como responsable de la Web creo que esta fuera de lugar. “Está, o no está” pero sin mariconadas.



 

Confiemos que en el “después” que todos esperamos,  las actuales sensaciones se queden en un espejismo mío. Que en el día a día, nos podamos sentir orgullosos del presidente Rocha y sus hombres de confianza –tampoco estaría de más alguna mujer-. Que los Campeonatos de España de Selecciones den un giro y dejen oler a “Maratones de Verano” como últimamente está sucediendo. Los Campeonatos cuando se disputan deben de tener una figura del CNFS que no sea vinculante con las Territoriales que participan. La Segunda B y Tercera, necesitan una remodelación en las competiciones. Alguna que otra vez hay que consultar con los clubes. Desde Futsalsur si lo hemos hecho y también de Despeñaperros hacia arriba. Los clubes consideran que es positivo que jueguen el play off de ascenso los dos primeros clasificados de cada grupo pues da más competitividad y pone más interesante una liga que es demasiado larga con 30 jornadas. Si el primer clasificado se va en la tabla, la competición queda sin alicientes y resta el interés disputándose demasiados partidos a nada. También desean menos parones en la competición, y que se anulen los descansos que por narices se hacen cuando hay fase previa y final en los Campeonatos de Selecciones Sub-19. Los clubes quieren continuidad en la competición como la tienen en primera y segunda, lo contrario es descolocar a los aficionados y hacer muy pesada la temporada. La Copa de España Juvenil lleva diez años con un formato cruel. Ya toca buscar soluciones que a la vez ilusionen a los clubes y den más competitividad al torneo más emblemático de categoría juvenil.
 
Podría escribir un libro de necesidades, pero mejor es que Pedro Rocha y sus compañeros de junta nos sorprendan. Prácticamente acaban de comenzar, son gente trabajadora y hay que tener confianza en ellos.  Una cosa si es cierta, aquí estaremos para denunciar lo que se hace bien o mal. Todo será cuestión de esperar. Confiamos que va ser lo primero.
 
Fran Gago