¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Formulario de acceso

RFEF

A. Escribano da la espalda a Ángel María Villar
y navega a favor del régimen político

La RFEF ha comenzado una guerra con el CSD al no estar de acuerdo con la exigencia a los clubes amateurs de dar de alta en la Seguridad Social a entrenadores, monitores, utilleros, jugadores, y colaboradores futbol y futbol sala amateurs. En un país democrático y ante tal aberración por parte del Gobierno, una de las reivindicaciones que tienen  los ciudadanos está en la huelga. De momento, Asturias ya ha realizado el parón y este fin de semana lo harán Extremadura, Cataluña, Cantabria, País Vasco, Castilla y León, La Rioja, Ceuta, Melilla y Canarias.
 
La sorpresa la pone Castilla-La Mancha –presidida por un “sindicalista” Antonio Escribano- que  confía en un consenso nacional y espera la respuesta de la Comunidad Valencia, Andalucía, Región de Murcia, Aragón o Madrid, entre otras, que aún no se han pronunciado.
 
Antonio Escribano, presidente del CNFS, está dando la espalda a Ángel María Villar. No traicionar a su presidenta María Dolores Cospedal (Castilla La Mancha) y a su buen amigo Miguel Cardenal (Secretario de Estado para el Deporte –CSD) lo tienen entre la espada y la pared, y con los pasos que está dando demuestra claramente que quiere evitar que lo arrastre la corriente en favor del movimiento que están currándose la RFEF y las Territoriales que han dicho “basta” y en la que desgraciadamente aún no se encuentra Andalucía.
 
De momento da largas –gana tiempo- y el fútbol regional de Castilla La Mancha no parará este fin de semana, pero propondrá, en una asamblea que convocará la RFEF en los próximos días, la paralización de todas sus competiciones –futbol sala también- el fin de semana del 7 y 8 de marzo –un mes después que el resto-. Si para esa fecha el resto de Territoriales que aún no se han decantado no se suman a la huelga, la Territorial de Castilla-La Mancha podría cambiar esta fecha o incluso desconvocar la huelga. Antonio Escribano envio a los clubes manchego un mensaje de tranquilidad, además de garantizar que no va a haber inspecciones de oficio a los clubes castellanos-manchegos, al menos hasta final de temporada. Para algo es persona muy allegada a la presidente de la Comunidad de Castilla La Mancha, y amigo de Miguel Cardenal. Este mensaje de tranquilidad dice muy poco en favor de Escribano –que por enésima vez demuestra que su sindicalismo es pura facha-  a la vez que tiene que dar fuerzas a las Territoriales que miran por los intereses de sus clubes con la huelga.
 
Antonio Escribano debería de demostrar un poco de ética deportiva, y de manera urgente presentar la dimisión como presidente del CNFS. Con este nuevo pasó público monstrando no estar al lado de Ángel María Villar, y mostrar acercamiento al régimen político, no es de recibo de mantener una presidencia impuesta a dedo, y a la que no está mostrando fidelidad. Ángel María Villar –por querer tapar boquetes- se equivocó al otorgar la presidencia del CNFS al presidente manchego –así le va al futbol sala-, y ya va siendo el momento de poner las cosas en su sitio. Seis años son demasiado castigo para un deporte que nunca lo ha querido.