¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

# Equipo PJ PG PE PP PTS
1 XER 30 21 5 4 68
2 COIN 30 20 5 5 65
3 CERR 30 20 4 6 64
4 MELS 30 16 4 10 52
5 EJI 30 15 5 10 50
6 CEUT 30 15 3 12 48
7 PFS 30 14 4 12 46
8 BETB 30 13 3 14 42
9 ALC 30 12 4 14 40
10 KENT 30 12 3 15 39
11 SCON 30 10 7 13 37
12 FIN 30 10 7 13 37
13 BAE 30 12 3 15 36
14 INF 30 9 6 15 33
15 GAD 30 3 3 24 9
16 STIL 30 4 2 24 0

Actualidad / CNFS

Comienza a detectarse el fracaso de los
seis grupos en la Segunda B

El Caudillo Escribano que solo piensa en el modelo del futbol, se equivocó cuando quiso semejar el futbol sala a su futbol. Aunque ambos se juegan con balón, nada tienen que ver y para muestra un botón ¿da la RFEF el mismo trato al futbol sala que al futbol? La respuesta no hace falta decirla, ni los motivos. Como estos son abrumadores ¿por qué no dejar que “el” para muchos “futbito” mantenga su propia identidad?
 
Uno de los grandes errores de Antonio Escribano es querer que la Segunda B de nuestro deporte se asemeje a la del futbol. En mala hora se le ocurrió bajar la tercera categoría nacional de  nueve grupos a seis, pues en los últimos tres años se ha demostrado que  la decisión no fue nada positiva (pero es algo que tampoco le importe mucho).  En verano del 2011 había que estar ciego para no ver la galopante crisis que teníamos encima. Los dirigentes de Partido Popular en sus discursos habituales contra el PSOE dicen que en España el único que no vio la crisis fue Rodríguez Zapatero. Mala vista de los “pepones” pues se olvidaron del Caudillo Escribano.
 
Cuando decidió bajar de nueve a seis grupos (11/12), esa temporada se quedaron 10 provincias sin competir en Segunda B, tres años después ya son 19, y no son 20 gracias a que a última hora,  Salou (Tarragona) se ha enganchado.  Las comunidades que esta temporada no estarán en la categoría son; Asturias, Cantabria, Región de Murcia y Baleares.
 
Este mismo curso sorprende mucho que el grupo I solo tenga doce equipos, y llama mucho la atención que Castilla León (inmensa comunidad) solo aporte cinco equipos. También sorprende que por tercer año consecutivo la Región de Murcia –santo y seña del fútbol sala nacional- no tenga representante en la categoría ¡por algo será! Estos detalles unidos a lo que está sucediendo en Andalucía demuestran que Antonio Escribano y el subcomité de competiciones de clubes se reciclan o  la tercera categoría nacional se va ir diluyendo como la gaseosa.
 
La Segunda B con nueve grupos funcionaba bien ¿por qué se cambia? ¿acaso se cree el todo poderoso dictador que el nivel va a subir porque los equipos hagan más kilómetros? Vamos a ser de una puñetera vez serios con un deporte que de forma constante es maltratado por alguien que solo tiene en la mente en el fútbol.
 
Excepto la 1º división que tiene su recorrido, el resto de categorías no deben de pasar de 14 equipos. Y en lo que se refiere a la Segunda B, sus grupos no deben de bajar de ocho con Canarias. A mayor números de grupos, mayor números de equipos. Ganarían los clubes que harían menos kilómetros, los árbitros, los técnicos y jugadores. Y no hay olvidar  que el nivel será el mismo.
 
Por favor no me hagan montar una escuela para federativos torpes. Abundar, abundan como una pandemia.