¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Actualidad / Grupo 18º / 3º División

Brandani Milicchio, Claudiu Pop y María Riado, pésimo arbitraje para estrenar la temporada

El pasado sábado comenzaba la competición en la Tercera División en sus dos grupos. En el partido; CD. Desierto de Taberna – CD. Puntos Suspensivos, correspondiente el grupo 18º, los colegiados; Eugenio Brandani Miliccho y Daniel Claudiu Pop, junto a la colegiada de mesa,   María Ángeles Ridao, demostraron que no están capacitados ni para dirigir un partido entre solteros y casados.
 
El partido concluyo con justo triunfo local que empaño los árbitros con su penosa actuación demostrando desconocer el reglamento, faltando el respeto a la competición, y para colmo,  manipulando el resultado final.
 
El partido concluyo con 8-2 a favor del equipo local, y en el acta los árbitros reflejaron que finalizo 9-1. No es lo mismo ganar con un saldo positivo de +8 que +6, o perder con un salto negativo de -8 que -6. Por un gol, un equipo puede perder o ganar una liga, o salvar la categoría o descender. El error arbitral le puso dos goles más a favor al equipo almeriense y puso con dos goles más en contra a los sevillanos.
 
En los prolegómenos del partido el equipo local que está obligado a poner los balones con los que se juega el partido, no presenta a los árbitros el balón oficial  NIKE FUTSAL que presenta para la temporada la RFAF, el equipo visitante se ofrece a ponerlos para que se juegue el partido, y los colegiados incumplen la norma federativa negando el ofrecimiento  y aceptando que el  partido se juegue con los balones del equipo local que nada tiene que ver con el oficial.
 
El equipo local no presenta entrenador al estar sancionado, y así lo refleja el acta, pero dejan al delegado local que haga las funciones de entrenador dirigiendo a su equipo desde la banda. Los colegiados incumplen las normas del juego al permitir que una persona que no es entrenador ande a sus anchas en el banquillo.
 
Es norma básica cuando el portero va a sacar de puerta con las manos, que los colegiados cuenten los segundos. Este detalle lo ignoraron en el transcurso del partido.
 
En la segunda parte, el equipo visitante estaba con cinco faltas, llega la sexta, los árbitros dan ley de ventaja cuando la ocasión no era manifiesta de gol, y una vez concluye, uno de ellos se va hacia la mesa para señalar la falta. La señorita árbitro que hace de crono le informa que es la sexta, y de forma sorprendente coge el balón y se va a punto fastidio de los diez metros,  incumpliendo por segunda vez en una misma jugada el reglamento.
 
Esto que ha sucedido en la provincia de Almería es bochornoso y va en contra de la seriedad que debe de tener el fútbol sala. Los árbitros se pueden equivocar en una apreciación como pitar un penalti que no es,  o al revés, etc... Lo que nunca pueden equivocarse es la aplicación del reglamento. Juan Elena, responsable de los árbitros en Andalucía  y las ocho delegaciones provinciales de árbitros deben de tomarse muy en serio, el cerciorarse que los colegiados conozcan el reglamento. Todo lo que no sea eso es ir en contra de un deporte que tiene que seguir creciendo.
 
Fran Gago