¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Actualidad / División de Honor Juvenil

El CNFS continua siendo cruel con los equipos del Sur. La historia viene de la temporada 13/14 con la restructuración de la categoría nacional juvenil que paso de ser Liga Nacional a División de Honor confeccionada con 9 grupos. Ante el cambio los clubes de la Comunidad Valenciana amparado en su federación se revelan al no estar dispuestos a viajar a la Región de Murcia, y el CNFS no tarda en sacarse de la manga el Grupo 10, por lo que el Grupo 7 que estaba compuesto por clubes de La Región de Murcia y la Comunidad Valenciana (Alicante, Valencia y Castellón) los dividen quedando conformado el Grupo 7 por equipos de Murcia y Alicante, y el Grupo 10 con equipos de Castellón y Valencia.
 
En el Sur con la bendición de Miguel Sarria –prefería estar al lado de Escribano- los equipos andaluces eran divididos en dos subgrupos del que saldría un solo campeón que participaría en la Copa de España. El pasado curso más de lo mismo, y en la actualidad (temporada 16/17) el Grupo 8º tiene 27 equipos que vuelven a ser divididos en dos subgrupos siendo conformado con 14 equipos el subgrupo A y 13 equipos el subgrupo B.  
 
El Sur vuelve a sentirse dolido cuando ve como el Grupo 1º tiene 11 equipos y tendrá a su  campeón en la Copa de España. O más sangrante es cuando ven como el Grupo 3º tiene tan solo 7 equipos y su campeón estará en la Copa de España. Es duro digerir como Alicante y Murcia tienen un grupo con 16 equipos, o más jodido, como Valencia y Castellón tendrán un grupo con 13 equipos y su campeón estará la Copa de España. Los dos grupos con minimo gasto en desplazamientos.
 
Pablo Lozano, presidente del CAFS que acaba de aterrizar tiene su primera patata caliente. El dirigente cordobés no puede quedar pasivo ante el trato que están recibiendo los 22 clubes que representa. Un presidente nocivo se marchó, y toca que Andalucía vuelva a ser respetada.
 
En cuanto a los clubes, cuando coño vais a decir basta a que os traten como la colilla del futbol sala nacional. Pablo Lozano tiene que coger la bandera en esta cruzada, pero vosotros tenéis que alzar la voz. Si Antonio Escribano, presidente del CNFS,  no da su brazo a torcer  lo tenéis fácil, todos a la huelga, o renunciar a la División de Honor Juvenil y crear con el amparo de la RFAF –que no os va a dar la espalda- una categoría regional con dos grupos. Si esto sucede, el problema para el CNFS va ser bastante gordo pues ¿qué sucederá con los equipos de Melilla, Ceuta y Badajoz? Entonces será cuando los presidentes de Extremadura, Ceuta y Melilla, saldrán de su madriguera.