¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.

Acepto

Actualidad / UMA Antequera

La plantilla universitaria adelanta otra fase de la pretemporada el proximo sábado en Córdoba. Las sensaciones del estreno contra el Real Betis fueron bastante positivas. El empate (4-4) posibilitó la adquisición de una mayor confianza para afrontar dos entrenamientos diarios en el Complejo Deportivo de la Universidad de Málaga. Contra Itea Córdoba CF disputara un partido especial dentro del camino hacia el inicio del campeonato liguero. Moli utiliza los envites amistosos para reflejar en la pista todo aquello que arma en los entrenamientos a nivel táctico y físico. A la hora de competir los equipos ponen en práctica los sistemas de ataque o defensa a la espera de ajustar cualquier equivocación en su ejecución. La ausencia de la exigencia de la lucha por los puntos aporta un enfoque distinto a los prolegómenos de una temporada exigente con rivales correosos. “No te puedes fiar de ninguno. Los equipos que están en Segunda División y suben a la misma siempre suelen formarse a la perfección y tienen mucha calidad. El Itea se ha reforzado con algunos jugadores y ha reunido en el vestuario experiencia y juventud. Va a ser una piedra de toque para conocernos”, manifiesta el entrenador malagueño.
 
Ocupar un puesto de privilegio en la Liga conlleva una intensa labor previa en la que el técnico asume la construcción de un bloque capaz de desenvolverse en todos los escenarios. “En esta competición tan igualada se gana por pequeños detalles y están donde hay que percibirlos; tomar buenas decisiones, en defensa hay que asumir una responsabilidad individual o colectiva, un mal posicionamiento del cuerpo te lleva a un error y en ataque cuando se habla de llegar al segundo palo. Esos son los pequeños detalles que al final marcan la diferencia en un partido. Eso es lo que tenemos que trabajar”.
 
“Hay buena predisposición en el equipo para trabajar, mejorar y hay mucha respuesta en los chicos nuevos. Cuando ves un grupo así de entregado, te lo ponen más fácil. Nos quedan muchas horas de trabajo y debemos conocer a la perfección los sistemas tanto de cuatro como si jugamos de pívot y también los defensivos para saber cuándo tenemos que hacer cambios o seguir al jugador. La pretemporada está para rectificar todo lo que se hace mal”, apunta el preparador del cuadro antequerano.